Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición reclama la destitución de Trillo por sus palabras ofensivas contra Marruecos

El ministro de Defensa se somete al "tribunal supremo" de las elecciones generales del 14-M

La oposición en bloque pidió ayer la dimisión del ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, por sus declaraciones del viernes sobre la toma del islote de Perejil. El presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, manifestó ayer que "en una sociedad democrática el ministro sería destituido". En el mismo sentido se pronunciaron IU y los partidos nacionalistas. Trillo, en medio del revuelo causado por sus declaraciones, dio ayer por "no dichas" sus palabras y, frente a quienes piden su dimisión, aseguró que se somete al "tribunal supremo" de las elecciones del 14-M.

Lo que desencadenó otra posible crisis con Rabat fueron las palabras de Trillo el pasado viernes en una cena con militantes del PP en Santa Pola (Alicante), en las que lamentó no haber sido "ministro de Defensa hace ocho años (...) para haber tomado la isla de Perejil ocho años antes" y que los pescadores españoles "pudieran faenar en aguas de Marruecos".

El presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves consideró "evidente" que el incidente va a afectar a las relaciones con Marruecos. Se trata de un hecho "desgraciado" que va a provocar malestar en el Gobierno de Rabat. A su juicio, esas manifestaciones "no son producto de una frivolidad, como muchos podrían pensar, sino el resultado del pensamiento y la opinión que el ministro, y gran parte del Gobierno de PP, sienten o tienen en relación con Marruecos".

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, reclamó la destitución "fulminante" de Trillo para que no se "enconen" las relaciones con Rabat. "Esas palabras o se retiran oficialmente y se plantean excusas al máximo nivel o se cesa al ministro y se significa que el Gobierno no comparte esas valoraciones". Y recordó que las autoridades marroquíes están "valorando cuál será su respuesta".

Los partidos nacionalistas también pidieron la destitución de Trillo. El portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti deseó que el ministro no consiga ser nunca titular de Asuntos Exteriores, que lo "ha acariciado siempre", "porque nos mete en guerra con todo el mundo", dijo a Europa Press.

Paulino Rivero, presidente de Coalición Canaria, partido socio del PP, dijo que Trillo "ha perdido el norte" y "no es un hombre que en estos momentos pueda asumir una tarea de tanta responsabilidad". Para el portavoz del Bloque Nacionalista Galego (BNG) en el Congreso, Francisco Rodríguez, Trillo es un "imperialista fracasado".

Incluso en sectores del Gobierno causaron malestar las declaraciones del ministro de Defensa. Algunos ministros y cargos del PP no aciertan a comprender por qué la realizó, informa Europa Press. De hecho, la actitud de Trillo provocó que la titular de Exteriores, Ana Palacio, tuviera que dedicar buena parte de la jornada del domingo a hablar con el ministro de Exteriores marroquí, Mohamed Benaissa, para tratar de calmar las aguas. Palacio intentará reunirse con Benaissa antes de las elecciones del 14 de marzo, y ayer reiteró que lo ocurrido "no es una situación grata para nadie". La ministra destacó las "magníficas relaciones" entre los dos países, y el vicepresidente primero del Gobierno, Rodrigo Rato, manifestó que "no pueden en ningún caso afectar a unas relaciones tan profundas y tan importantes como las que mantienen España y Marruecos".

El propio Trillo dio ayer, en Cartagena, por "no dichas" sus declaraciones. Argumentó que se produjeron en un encuentro con militantes al que no estaban invitados los medios de comunicación, "y por ello no tenían que haber tenido trascendencia pública", informa Tono Calleja. El ministro añadió que "las responsabilidades políticas se toman en tres ámbitos, que son los partidos, en el Gobierno en relación con el Parlamento y en el foro máximo, el tribunal supremo de las responsabilidades políticas, que son las elecciones".

Trillo visitó anoche Granada para inaugurar la nueva sede del PP en el barrio de La Chana, informa Manuel Altozano. Cuando le preguntaron acerca de sus recientes declaraciones sobre Perejil señaló que "en los actos internos del partido, uno se expresa como en su casa, y en su casa, algunas veces, uno no se expresa como se tiene que expresar en público". Luego, en el municipio de Huétor-Vega, en las cercanías de Granada unas 20 personas le esperaban con pitos y ramos de perejil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2004