Gaiak

El Banco Guipuzcoano espera crecer este año un 20%

Propone la compra pública de derechos de emisión de CO2 para compensar el coste de Kioto

El presidente del Banco Guipuzcoano, José María Aguirre González, anunció ayer durante la Junta General de Accionistas celebrada en San Sebastián que, vistos los resultados de 2003 (un crecimiento de los beneficios de un 7,1% y un dividendo de 0,50 euros por acción), la entidad espera crecer durante este ejercicio un 20% y repartir 0,60 euros por cada título.

El banco, cuyo Consejo de Administración posee el 33,8% del capital social -la BBK controla el 14,5% y la Kutxa el 10%-, salió al paso de algunas "insinuaciones" del Banco Popular, cuyo copresidente Javier Valls Taberner señaló recientemente que a buen precio, su entidad estaría dispuesta a comprar el único banco estrictamente vasco que queda, tras la absorción final del Banco de Vitoria por Banesto.

"Somos el único banco vasco con vocación de seguir independientes", declaró Aguirre González, tras descartar una operación de fusión o de absorción. "Ni ahora ni nunca se han mantenido conversaciones" con el Popular, resumió.

El Guipuzcoano ha confiado al negocio inmobiliario parte de su futuro. Aunque con porcentajes minoritarios, que no llegan nunca al 50%, y junto a clientes experimentados, la entidad participa en 44 operaciones, con un total de 3.000 viviendas en marcha en toda España. Su presidente espera poder incorporar este año a la cuenta de resultados los beneficios que generen todas estas operaciones.

El banco continuará su expansión abriendo nuevas oficinas en Burgos, la primera de Castilla y León, y Valladolid, así como en Guadalajara y en Andalucía. En agosto, centralizará sus servicios en Madrid.

Aguirre, quien hizo un repaso a la situación económica europea, aventuró que el Protocolo de Kioto va a tener un coste exagerado para Europa, haciendo menos competitivas a las empresas frente a las de países como Rusia, India o China que no lo han firmado. Por ello propuso que el Gobierno central compre con cargo a los Presupuestos del Estado 5.000 millones de euros en derechos de emisión de CO2 para compensar ese hecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de febrero de 2004.

Lo más visto en...

Top 50