Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS POLÍTICA DE CATALUÑA

La tregua de ETA en Cataluña desata la crisis más grave del Pacto Antiterrorista

El PSOE pide una reunión de la comisión de seguimiento y el PP le exige que rompa con ERC

La tregua de ETA en Cataluña ha desatado la crisis más grave del Pacto Antiterrorista, firmado en 2000 por el Gobierno, el PP y el PSOE. Los populares exigieron ayer a los socialistas que rompan con ERC como condición "indispensable" para convocar a la comisión de seguimiento del acuerdo. En todo caso, el Gobierno deja para después de las elecciones esa reunión que piden los socialistas. Ni el PP ni el Ejecutivo ni el PSOE dan el Pacto por roto. El líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, solicitó el jueves la reunión. Ayer, el PSOE lo hizo por carta. El líder del PP, Mariano Rajoy, y el portavoz del Gobierno, Eduardo Zaplana, replicaron que esa convocatoria "sólo tendría sentido para que el PSOE comunicase su ruptura con ERC".

Alfredo Pérez Rubalcaba, el contacto permanente del PSOE en el Pacto Antiterrorista, formalizó ayer en una carta enviada al secretario general de la Presidencia del Gobierno, Javier Zarzalejos, la petición de Zapatero. En ella le dice que el miércoles, cuando ETA anunció su tregua sólo para Cataluña, intentó contactar con Zarzalejos para, como en otras ocasiones, dar una respuesta común.

Rubalcaba reclamó formalmente a Zarzalejos la convocatoria de la Comisión de Seguimiento del Pacto, apoyándose en su artículo 9, que exige el "intercambio de información" tras la tregua. Y avisó de que el PSOE reclama explicaciones al Gobierno y al PP, pues cree que han vulnerado el punto primero del Pacto, que exige "eliminar de la confrontación electoral entre los dos partidos las políticas para acabar con el terrorismo". Zarzalejos responderá el lunes, también por carta, que esa comisión sólo se reúne para confirmar asuntos acordados a nivel técnico. Y que antes el PSOE debe "explicar a la sociedad su acuerdo con ERC".

Esta tesis política fue detallada ayer por el Gobierno y el PP. Consideran que hay un elemento que inhabilita "absolutamente" cualquier respuesta común a los desafíos de ETA. Mariano Rajoy, candidato del PP a la presidencia del Gobierno, lo expresó en estos términos: "El PSOE vive ahora en la absoluta incoherencia de gobernar en Cataluña con un partido que, además de haber llegado a un pacto político para que ETA deje de matar sólo en Cataluña, se ha opuesto siempre radicalmente a la política antiterrorista que emana del Pacto". Rajoy enfatizó que no hay nada "más contrario" con "la letra y el espíritu del Pacto" que "ser socio de quien ha pactado una tregua para su territorio".

Aún más, el Gobierno, a través de su portavoz, Eduardo Zaplana, ironizó sobre las consecuencias políticas que prometió Zapatero al conocerse la tregua parcial. Afirmó que la crisis "se ha zanjado con un reforzamiento de ERC", ya que otro miembro de este partido ocupará la vacante de conseller en cap dejada hace semanas por Carod.

El Gobierno y el PP dan por sentado la existencia de un pacto entre el líder de ERC, Carod Rovira, y ETA, pese a que ambos lo niegan. Zaplana argumentó la existencia de ese pacto en que ERC "siempre ha defendido el acuerdo con ETA para dejar fuera a Cataluña de los objetivos de la banda". Rajoy apostilló que está "probado que Carod se reunió con ETA" y que el comunicado que ERC publicó tras conocerse aquella reunión y el que difundió ETA el miércoles son muy similares. "La diferencia es que ETA declara la tregua".

Rajoy recordó, además, que el rechazo de Esquerra a la lucha contra ETA que emana del Pacto no es nuevo. Se vio, a su juicio, en la oposición de ERC a medidas que surgieron del Acuerdo Antiterrorista, como la Ley de Partidos o la ilegalización de Batasuna. Por eso, como paso previo a la posibilidad de una reunión del Pacto, Rajoy pidió "por favor" al PSOE que rompa con ERC en Cataluña y renuncie a presentar listas electorales conjuntas con ese grupo independentista en el Senado.

Josep Piqué, líder del PP catalán, reiteró su oferta al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, para que cuente con sus diputados si decide otra fórmula de Gobierno, siempre sin ERC.

Rajoy convocó ayer a la dirección del PP, el Comité Ejecutivo Nacional, a una reunión extraordinaria para "analizar la grave situación política catalana". Concluyó que es "muy difícil" que el PSOE acepte romper su acuerdo de Gobierno en Cataluña antes de las elecciones del 14 de marzo. Y por eso, tal como por la mañana también dijo Zaplana, pospuso hasta después de las elecciones cualquier convocatoria.

En todo caso, el candidato del PP subrayó que mantendrá "el espíritu y la política antiterrorista del Pacto". Aun más, intentará negociar con el PSOE las reformas legales contra ETA que vea necesarias. Rajoy preguntó a Zapatero si la "ampliación" que ofrece ahora del Acuerdo contra ETA "supone asumir los postulados de ERC sobre la lucha antiterrorista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de febrero de 2004