LA CRISIS POLÍTICA DE CATALUÑA

Mas y la patronal fraguan una fórmula para que Esquerra abandone el Gobierno

Algunos empresarios expresan su intranquilidad por la permanencia de ERC en el Ejecutivo

Convergència i Unió (CiU) y las cúpulas empresariales catalanas han intensificado estos días los contactos a fin de encontrar una fórmula para forzar la salida de Esquerra Republicana (ERC) del Gobierno catalán. La patronal Fomento del Trabajo ha transmitido a la dirección de CiU su preocupación porque la crisis del tripartito, que achacan a la formación republicana, pueda afectar a la estabilidad económica. Los dirigentes de CiU han transmitido, a su vez, la voluntad de respaldar a un Ejecutivo sin ERC y "asegurar la gobernabilidad hasta unas elecciones anticipadas".

Más información
La tregua de ETA en Cataluña desata la crisis más grave del Pacto Antiterrorista
Aznar emplaza al PSOE a romper con ERC antes de convocar el Pacto Antiterrorista

Artur Mas, líder de CiU, busca la complicidad del mundo empresarial, especialmente sensible a cualquier cambio político. La patronal catalana ya expresó, en plena campaña de las autonómicas, su desconfianza hacia un Gobierno con presencia de ERC y apostó por una coalición entre socialistas y CiU que, a su juicio, proporcionaría más estabilidad política y económica. Y mantiene la apuesta.

La intranquilidad de los empresarios se ha acentuado tras las dos crisis que ha sufrido el tripartito, ambas protagonizadas por ERC, el partido objeto de sus críticas. Ahora, el anuncio de la tregua de ETA en Cataluña ha disparado las alarmas por las consecuencias negativas que puede tener para la estabilidad económica.

La opinión mayoritaria entre los empresarios es que el Gobierno catalán, más concentrado en resolver sus crisis internas, está dejando de lado las grandes prioridades económicas del país, como las infraestructuras, la consecución de un aeropuerto transoceánico en Barcelona o el definitivo despliegue de las tecnologías de la información. Y así se lo han transmitido a Pasqual Maragall, según fuentes de Fomento del Trabajo Nacional.

La preocupación por la inestabilidad política ha emparentado al mundo económico catalán con CiU, grupo mayoritario en el Parlament y el único capaz numéricamente de respaldar un Gobierno de Maragall sin ERC. Según la federación nacionalista, la iniciativa de los contactos ha partido de la patronal. Otros empresarios sostienen que ha sido Mas quien se ha dirigido a ellos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Elecciones anticipadas

En cualquier caso, los nacionalistas han comunicado al mundo económico -entre ellos al presidente de Fomento, Juan Rosell- su voluntad de no torpedear al Gobierno si los republicanos lo abandonan. Si así fuera, CiU estaría dispuesta a apoyar -sin implicarse en el Ejecutivo- a los socialistas en los asuntos políticos más perentorios, por ejemplo, el presupuesto de 2004, la reforma del Estatut o el impulso de la competitividad de la economía catalana.

Fuentes de CiU precisaron que la dirección nacionalista todavía no ha concretado su estrategia, pero parece imponerse el criterio de que este apoyo legislativo a Maragall caducaría cuando legalmente pudieran convocarse elecciones autonómicas anticipadas.

Las cúpulas empresariales comparten con los nacionalistas tanto el diagnóstico como la salida a la crisis, pero, en esta ocasión, los empresarios consultados ponen de manifiesto un respeto escrupuloso a la autonomía política y precisan que sus opiniones no tienen por qué ser determinantes. No obstante, todavía no han cicatrizado las heridas que provocó la irrupción de Fomento en la campaña autonómica, contra ERC.

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall (d), durante su comparecencia de esta noche en el Palau de la Generalitat para anunciar que Josep Bargalló (i) será el nuevo conseller en cap y Marta Cid relevará a éste al frente de la consellería de Enseñanza.
El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall (d), durante su comparecencia de esta noche en el Palau de la Generalitat para anunciar que Josep Bargalló (i) será el nuevo conseller en cap y Marta Cid relevará a éste al frente de la consellería de Enseñanza.Joan Sánchez

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS