Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 2004 | FALTAN 23 DÍAS

El PP acepta debates sólo si están los 12 partidos con representación parlamentaria

Los socialistas censuran la "coartada" de Rajoy para evitar la confrontación de programas

El PP ofreció ayer su versión definitiva sobre la polémica de los debates televisivos: acepta acudir a estos encuentros, pero siempre que "participen candidatos de todas las fuerzas que tienen representación parlamentaria", según explica el director de la campaña de Mariano Rajoy, Gabriel Elorriaga, en una carta remitida ayer al resto de partidos. En el Congreso hay 12 formaciones con representación: seis con grupo propio y otras tantas en el Mixto. Toda la oposición, incluidos los socialistas, acepta cualquier tipo de debate, aunque considera que uno con 12 portavoces sería inviable.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, considera que la carta enviada ayer por Elorriaga es un intento claro de buscar una "coartada" para evitar "el debate que realmente piden los ciudadanos", esto es, un cara a cara entre Rajoy y el otro aspirante real a la presidencia del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Aún así, los socialistas no rechazan ningún tipo de debate.

Un portavoz del PP aclaró ayer que cuando se refieren a "todas las fuerzas políticas" implica que deben estar los 12 representantes de los partidos con escaño en el Congreso, compuesto por PP, PSOE, CiU, IU, PNV y CC, con grupo parlamentario propio, y BNG, CHA, ERC, EA, IC y PA, que están en el Grupo Mixto. Eso implicaría una sobrerrepresentación de los partidos nacionalistas o regionalistas frente a los que tienen implantación en todo el Estado, ya que habría nueve de los primeros frente a tres de los segundos en el plató de televisión.

Esta opción es considerada inviable por la oposición. Blanco tiene otra idea. Ayer envió una carta al director general de Televisión Española, José Antonio Sánchez, en la que le plantea la celebración de seis debates: uno genérico, entre Rajoy y Zapatero, en la primera cadena y en horario de máxima audiencia, y cinco sectoriales.

Tanto Blanco como otros representantes de la oposición consideran la carta de Elorriaga una excusa para no celebrar debates. Para Gaspar Llamazares (IU), un debate a 12 "es inviable". "Sería el camarote de los hermanos Marx", ironizó. Para el líder de IU, "un debate a fondo puede tener como mucho cuatro o cinco protagonistas", por lo que el PP, de forma indirecta, imposibilita que las distintas fuerzas puedan contrastar sus ideas.

Los nacionalistas catalanes, tercera fuerza en número de diputados aunque no en el de votos, están convencidos de que esta idea del PP está planteada "como una evasiva" para evitar un encuentro entre los dos aspirantes reales a ocupar el Palacio de La Moncloa. De hecho, según David Madí, responsable de comunicación de CiU, "hay que dar el cara a cara por muerto". La coalición se plantea incluso no acudir si el debate es finalmente con 12 representantes, porque lo consideran "totalmente inútil". Creen "razonable" una cifra de cinco, que es la que se probó en Cataluña en las últimas elecciones autonómicas, pero no más.

Ni siquiera Francisco Rodríguez, portavoz del Bloque Nacionalista Galego (que obtuvo el 1,31% de los sufragios en las últimos elecciones generales), que tendría garantizada su entrada en un debate a 12, ve la idea con buenos ojos: "Todos a la vez es imposible. Es evidente que están echando balones fuera".

Sólo en el debate sobre el estado de la nación hablan todos los portavoces del Congreso, aunque lo hacen en dos días y nunca cruzando todas las intervenciones. Además, allí se cuantifican los tiempos respecto a la representación de cada uno, algo muy difícil de hacer en televisión para tener un debate ágil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de febrero de 2004