Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 2004

Los obispos afirman que "toda colaboración con ETA es ilícita"

La Conferencia Episcopal dice que "no es posible el trato político"

La Conferencia Episcopal afirmó ayer que "toda colaboración con ETA es ilícita, e ilícito cualquier tipo de actividad que contribuya a darle fuerzas". Sobre el comunicado emitido por ETA el pasado miércoles sobre su tregua exclusiva para Cataluña, los obispos señalan: "Lo único que debería anunciar ETA es su disolución. ETA es una organización intrínsecamente perversa y con la que no es posible el trato político".

Los obispos insistieron, por medio del secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, en que "hay que tratar por todos los medios legítimos que ETA desaparezca. El Estado tiene la obligación de combatirla y los ciudadanos deben colaborar para acabar con esa organización".

La Iglesia no ha sido ajena en el pasado a los contactos con ETA. Aparte del clima propenso a negociaciones con todo tipo de nacionalismo que siempre encarnó el ex obispo de San Sebastián José María Setién, en mayo de 1999, bajo el primer Gobierno de José María Aznar, se produjo en Zúrich una reunión entre los dirigentes etarras Mikel Albizu, Mikel Antza, y Belén González Peñalva con tres enviados de Aznar, Javier Zarzalejos, Pedro Arriola y Ricardo Martí Fluxá. Era el fruto de negociaciones desarrolladas en 1998 con HB -tras la declaración de tregua por parte de ETA en septiembre- por el entonces obispo de Zamora y hoy de San Sebastián, Juan María Uriarte. Un enviado de Uriarte recogió en Suiza en noviembre una carta del aparato político de ETA para Aznar. En diciembre, un mensajero que sustituyó a Uriarte comunicó oralmente a ETA que el Gobierno aceptaba iniciar contactos.

En la rueda de prensa de ayer, al término de la reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, el secretario general abundó en la nota sobre las elecciones hecha pública el pasado miércoles y en la que los obispos instan a no votar a partidos que apoyen la clonación terapéutica o el aborto. "No damos una receta para votantes, no hacemos ninguna indicación de siglas. Sólo decimos que, aunque ninguna propuesta es plenamente satisfactoria desde la óptica evangélica, hay opciones mejores y peores. Y recalcamos que el voto es un derecho y un deber ciudadano y cristiano y un deber de caridad social". No quiso Martínez Camino concretar si los obispos piden el voto para el PP: "Indicamos unos criterios generales, y cada uno es libre de interpretarlos".

La nota episcopal pide respaldar al "verdadero matrimonio", que se define como "unión indisoluble de vida y amor de una mujer y un varón". Martínez Camino resaltó ayer que "el divorcio es un mal, y por tanto un juez o un abogado no puede colaborar positivamente con el mal".

Negó el secretario general de la Conferencia Episcopal que la Comisión Permanente hubiera tratado el tema de la unidad de España, aunque el arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, había anunciado que presentaría una propuesta de documento. "El tema es importante, pero no estaba en el orden del día", dijo Martínez Camino.

Por otra parte, los obispos no creen que deban dotarse de unas normas específicas de actuación en los casos de sacerdotes implicados en abusos sexuales. "La Santa Sede tiene unas normas de aplicación general y de momento son suficientes", manifestó Martínez Camino. "Si en España fuese necesario, se harían normas concretas, pero de momento no lo es".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de febrero de 2004