LA POSGUERRA DE IRAK

Detenido un líder del Partido Baaz buscado por Washington

Las fuerzas de la Coalición anunciaron ayer la captura del número 48 en la lista de los 55 iraquíes más buscados por Estados Unidos. Se trata de Mohsén Jáder al Jafayi, antiguo responsable del Partido Baaz en la provincia de Al Qadisiya.

Según el comunicado, la detención, adelantada horas antes por fuentes del Departamento de Defensa norteamericano, se produjo el pasado sábado, y Al Jafayi se encuentra desde entonces bajo custodia de la Coalición.

Al parecer, el ex responsable político se entregó a la policía iraquí, que inmediatamente lo transfirió a los soldados estadounidenses. Este líder provincial baazista figuraba con el tres de diamantes en la ominosa baraja que Washington distribuyó entre sus tropas para ayudarles a identificar a los altos cargos del régimen de Sadam Husein.

Más información

Tras el anuncio de esta detención, aún permanecen en paradero desconocido 12 de los 55 iraquíes de la lista norteamericana.

De todos ellos, sobresale Izzat Ibrahim al Duri, número dos de Sadam y el hombre más buscado desde la captura del dictador, el pasado 13 de diciembre. Se sospecha que Ibrahim coordina a parte de la resistencia desde la clandestinidad.

El día anterior, las fuerzas estadounidenses pegaron por toda Bagdad carteles en los que ofrecen 10 millones de dólares (unos 7,8 millones de euros) por pistas que permitan llegar hasta Ibrahim.

Recompensas millonarias

Los anuncios incluyen también los nombres de otros cuatro insurgentes, entre ellos el jordano Abu Musab al Zarkaui, un hombre al que se considera estrechamente ligado a la red terrorista Al Qaeda. La recompensa por delatar a Al Zarkaui se eleva a cinco millones de dólares, y otro millón y medio más se reparte entre Mohamed Yunes al Ahmad, antiguo miembro de la dirección del Baaz (un millón); Abdelbaki Abdelkarim Abdalá al Saadún, ex responsable de la oficina militar del Baaz en Diyala, y Muanammar Ahmad Yusef al Yaber, identificado como adjunto de Al Zarkaui, por los que se ofrecen 250.000 dólares.

Pero las posibilidades de hacerse con un dinero rápido se amplían a cualquiera que facilite información sobre quiénes colocan bombas caseras en las cunetas.

Desde los altavoces de un vehículo Humvee, los militares estadounidenses ofrecían ayer a mediodía en Karrada, en el centro de la capital iraquí, 1.500 dólares por datos sobre esos artefactos que están causando un elevado número de bajas entre los soldados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de febrero de 2004.

Lo más visto en...

Top 50