La basura cubre el 'Atapuerca' valenciano hallado en Almenara

El macaca fue hallado en Almenara. El mono más antiguo que se ha documentado en Europa estaba en el yacimiento paleontológico de Casablanca, en una zona que está cubierta en parte por un vertedero de residuos sólidos urbanos. Estos son una amenaza para las aguas subterráneas que nutren el muy cercano marjal de Almenara, según denunciaron ayer miembros de Acció Ecologista Agró, que pidieron mayor protección para esta área que cuenta con importantes valores ecológicos, paleontológicos, paisajísticos y arqueológicos.

Los hallazgos arqueológicos permiten conocer el antiguo templo romano

Una parte de la fauna hallada en Casablanca es muy parecida e incluso en algunos casos "idéntica" a la documentada en el famoso yacimiento de Atapuerca. Por eso, por la antigüedad e importancia de los hallazgos (algunos tienen alrededor de un millón de años), se le llama la "Atapuerca valenciana", explica el paleontólogo Andrés Santos, que dirige el equipo de cinco personas con el respaldo del Instituto Paleontológico de Sabadell que trabaja en el yacimiento castellonense. Casablanca, la nostra Atapuerca era, precisamente, el nombre de una de las actividades reivindicativas organizadas ayer por Acció Ecologista Agró en el marjal de Almenara con el fin de dar a conocer la gran riqueza de una zona, que a pesar de estar declarada Lugar de Interés Comunitario, no está suficientemente protegida.

Santos explicó a cerca de un centenar de personas las características de los yacimientos descubiertos en las estribaciones de la Serra d'Espadà, que se empezaron a investigar a principios de los ochenta con excavaciones del Servicio de Investigación Arqueológica y Paleontológica de Castellón. Allí trabajó también Edual Carbonell, actual codirector de Atapuerca. Las excavaciones han sido intermitentes, aunque la investigación y las publicaciones no han cesado. En 2000 el Instituto de Sabadell reemprendió los trabajos. De momento se han registrado 147 especies diferentes, siendo la del macaca la más llamativa. No han aparecido fósiles humanos. "No se sabe nada al respecto; si salen será un premio", apunta el paleontólogo. Sí se han registrado restos de macromamíferos y micromamíferos como los del oso, el perro o el caballo, además de reptiles.

Santos explica que en uno de los seis yacimientos ya registrados, los paleontólogos han de trabajar con la basura, apartándola en su búsqueda del pasado. Se ha llegado a un acuerdo con la empresa explotadora para que no cubra parte del vertedero para poder seguir investigando.

A pesar de que su actividad se ha reducido en los últimos años, recogiendo teóricamente sólo los residuos de Almenara, el vertedero sigue siendo objeto de polémica. Enric Amer, de Agró, explicó que se trata de una seria amenaza para las aguas subterráneas que alimentan el Estany d'Almenara, además de ser un riesgo para la salud por sus condiciones. El Ayuntamiento de Almenara, gobernado por el PSPV, dice que de momento no puede clausurarlo por falta de alternativa.

Agró, con ocasión del Día Mundial de las Zonas Húmedas celebrado el 2 de febrero, plantó ayer árboles y arbustos de ribera en el marjal y comprobó el rápido crecimiento de las plantas subacuáticas, macrófitos, que cubren la superficie del agua mejorando su calidad. El marjal está incluido en el catálogo de zonas húmedas de la Generalitat, pero perdió una parte en una revisión del documento, un conflicto que los ecologistas han llevado a los tribunales. Agró pide una mayor protección del marjal, dado que no es ni paraje ni parque natural, ni está declarado zona Ramsar ni ZEPA, por ejemplo.

Tampoco se creó un parque de interés cultural, apunta el arqueólogo Josep Antoni Vicent. Motivos hay, aunque la cantera que destripó la montañita a finales de los años sesenta para abastecer de piedra a la A-7, destruyó los vestigios de una iglesia paleocristiana de los siglos V o VI y del templo romano de la cima. En el siglo XIX se dijo que estaba dedicado a la diosa del amor, Venus, pero Vicent apunta que se trata de una hipótesis sin verificar. "Los hallazgos arqueológicos permiten acercarnos al templo", indica. Se ha encontrado un pequeño altar de mármol con una inscripción de carácter votivo, una cabeza menuda de Cupido, otra de terracota y monedas romanas, entre otros objetos. La Consejería de Cultura ha concedido una ayuda de 6.000 euros para continuar con los trabajos arqueológicos.

La niebla acompañó ayer a primera hora la visita guiada por el marjal y los yacimientos de Almenara.
La niebla acompañó ayer a primera hora la visita guiada por el marjal y los yacimientos de Almenara.ÀNGEL SÁNCHEZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS