Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LAS SECUELAS DE LA ENTREVISTA DE CAROD CON ETA

La reunión de Perpiñán duró seis horas

El ex 'conseller en cap' no identificó a Josu Ternera como uno de sus interlocutores en el encuentro con la banda terrorista

La reunión que mantuvo el 4 de enero el entonces conseller en cap Josep Lluís Carod-Rovira con los dirigentes de ETA duró seis horas y se celebró en Perpiñán, según fuentes oficiales. El dirigente republicano apenas ha facilitado detalles sobre el encuentro hasta el punto que no reconoció a Josu Ternera como uno de sus interlocutores cuando ayer se le mostró, durante una entrevista en Catalunya Ràdio, una fotografía del etarra tomada en 2001. Tres días después de la filtración de la noticia siguen existiendo numerosos interrogantes.

- ¿Cómo surge el encuentro? Carod ya se había entrevistado en el sur de Francia en 2002 con Arnaldo Otegi, dirigente de Batasuna, y, según declaró el secretario general de ERC, hacía tres años que esperaba una cita con ETA para pedirle que abandonara las armas. Carod sostiene que era perfectamente consciente del riesgo político que corría.

- ¿Por qué no informó a Maragall? Éste es el gran reproche del PSC, al considerarlo una deslealtad hacia el presidente de la Generalitat. Carod aseguró anteayer en TV3 que si no lo hizo fue "porque él estaba volviendo de un viaje privado a Turquía". Pero pudo telefonearle.

- ¿Era presidente en funciones o 'conseller en cap'? "No está tan claro que yo fuera presidente", afirmó ayer Carod contradiciendo así al primer secretario del PSC, José Montilla, quien ratifica que, en ausencia de Maragall, Carod era la máxima autoridad de la Generalitat. La posible duda se plantea porque aquella semana Maragall estaba en Turquía y su regreso no se produjo hasta el mismo día de la reunión con ETA. Sin embargo, no se sabe ni la hora exacta del encuentro de Carod ni el momento en que Maragall volvió a Barcelona. En el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) consta que la asunción de las funciones de presidente por parte de Carod acababa cuando Maragall regresara. La normativa autonómica establece que el presidente en funciones no puede ausentarse de territorio español.

- ¿Cómo fue a Perpiñán? Carod ha asegurado que no utilizó ni el coche oficial ni la escolta de los Mossos d'Esquadra. "Puedo ser de Esquerra Republicana, pero no imbécil. No iba a ir con los banderines y las sirenas puestas", dijo. Esta afirmación coincide con las averiguaciones realizadas por este diario. Pero Carod negó más, incluso que la reunión se celebrase en Perpiñán: "No sé de dónde han sacado eso", dijo.

- ¿Con quién se entrevistó? Las informaciones de Abc apuntaban a que sus interlocutores fueron Mikel Albizu, Mikel Antza, uno de los principales cabecillas de ETA y, Jose Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, considerado cerebro de la matanza de Hipercor en Barcelona, en 1987, el atentado más sangriento cometido por la banda terrorista, en orden de búsqueda y captura. Carod aseguró ayer que, pese a que la entrevista se hizo a cara descubierta -"¡faltaría más!"-, no identificó a ninguno de los etarras. "Yo no sé quiénes eran esas personas", dijo. Al mostrársele una fotografía de Josu Ternera tomada hace tres años, Carod respondió: "Esta foto, sinceramente, no reproduce la cara de la persona con quien yo me entrevisté".

- ¿De qué hablaron? "De todo (...), de la UE, la situación política en el País Vasco, en el Estado español, o del plan Ibarretxe", lo que cree que "sí sirvió" de algo pues "hablar nunca es perder el tiempo". El día antes, había asegurado que había ido "a escuchar" y que no podía ofrecer ninguna contrapartida "porque Esquerra no puede ofrecer nada a cambio". Carod negó la información de Abc de que había pedido a los dirigentes de la banda que dejaran de atentar en Cataluña, como había hecho en la cita con Otegi: "Yo no quiero que maten ni en Cataluña, ni en Madrid, ni en Cuenca, ni en Extremadura ni en Talavera".

- ¿Quiénes conocían la reunión? Aparte de su compañía en el viaje, aún no se sabe con certeza. El líder republicano dijo que estaban al corriente las personas que le arroparon en su comparecencia ante la prensa del lunes al trascender la noticia. Pero no aclaró si se refería a que conocían la existencia de la reunión con mucha antelación o únicamente desde el domingo. Se trata del ex abad de Montserrat, Cassià M. Just; el presidente del partido, Jordi Carbonell; el abogado August Gil Matamala, presidente de la asociación Abogados Europeos Demócratas y el sociólogo Salvador Cardús. También lo supo en la noche del domingo el presidente del Parlamento catalán, Ernest Benach. Maragall, el consejero Joan Saura (líder de Iniciativa) y Montilla lo supieron sólo el lunes por la mañana.

- ¿Qué medidas de seguridad adoptó Carod? "Ninguna", responden desde el Departamento de Interior de la Generalitat, que no esconden su irritación ante lo que consideran una "grave" imprudencia de Carod al prescindir por completo de la escolta de los Mossos d'Esquadra que le acompaña regularmente. Los consejeros catalanes pueden renunciar, si lo desean, a su protección policial los fines de semana. La cita fue en domingo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de enero de 2004