Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La multinacional MSD pierde el pleito contra el farmacólogo que criticó uno de sus medicamentos

El profesor de Farmacología y director del Butlletí Groc del Institut Catalá de Farmacología (dependiente de la Consejería de Salud catalana), Joan-Ramon Laporte, ha ganado el pleito que le presentó la multinacional Merck Sharp & Dohme (MSD) por haber criticado en dicha publicación el antiinflamatorio rofecoxib, el principio activo del Vioxx. La multinacional pedía una rectificación del artículo.

En una sentencia hecha pública ayer, la titular del Juzgado de Primera Instancia número 37 de Madrid, María Victoria Salcedo, considera "acreditado que existieron las publicaciones" (artículos en The Lancet y en el British Medical Journal) en las que se basaban las críticas sobre riesgos cardiovasculares e irregularidades en los ensayos denunciados en la publicación dirigida por Laporte con el título de Las supuestas ventajas de celecoxib y rofecoxib: fraude científico.

La juez sólo admite una inexactitud: que "no queda suficientemente justificado" que se presentaran pruebas falseadas a la Agencia Europea del Medicamento, pero considera que esta mención ocupa "tres líneas" de un artículo de dos páginas, mientras que la rectificación reclamada por Merck Sharp & Dohme ocupaba más del doble que todo el artículo, por lo que no ordena su publicación. El resto del texto son opiniones sobre las que no cabe derecho de rectificación, según la magistrada.

En la sentencia, Salcedo absuelve al farmacólogo y al Institut Catalá de Farmacología, aunque admite que en el artículo (que no mencionaba a la compañía ni al medicamento por su nombre comercial) había alusión a la empresa que le podía causar perjuicio, pero recuerda que "el requisito de veracidad no impone una verdad objetiva y absoluta, sino subjetiva, lo que obliga al informante a emplear razonable diligencia en la búsqueda de sus fuentes", lo que Laporte hizo. Salcedo condena al pago de las costas a la multinacional.

Una portavoz de la empresa manifestó que la multinacional estaba estudiando recurrir la sentencia, y mantiene que "la razón para el proceso legal ha sido ejercer el derecho a contrarrestar información falsa e inexacta". "Mientras la compañía apoya la discusión científica y la diversidad de opinión", Laporte "hizo una serie de alegaciones erróneas", añadió. La portavoz también recordó que MSD "mantuvo conversaciones con el autor y editor durante más de un año para corregir esta situación".

Por su parte, el Institut considera el fallo "una victoria del conjunto de la información independiente sobre medicamentos", e insiste en que "muchos nuevos medicamentos son presentados como avances sobre los anteriormente existentes sin que en realidad ofrezcan ventajas relevantes en términos de eficacia, seguridad, conveniencia o coste".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 2004