Una paciente de 84 años afectada por legionelosis muere en Alcoi

El número total de afectados asciende a 12 y la consejería apunta que puede haber más

Seis enfermos más elevan a doce los afectados por el brote de legionelosis que comenzó la semana pasada. Uno de ellos es una mujer de 84 años que ingresó ayer en el hospital Virgen de los Lirios con diversos problemas de salud y falleció poco después. Todos ellos resultaron afectados por la misma fuente de contagio: las instalaciones de refrigeración de una industria de la ciudad. Dado que el periodo de incubación oscila entre los dos y los diez días, las autoridades sanitarias valencianas advierten de que podrían diagnosticarse más casos en los próximos días.

Sanidad confirmó ayer el contagio de otros seis pacientes de 61, 68, 89, dos de 78 y 84 años que se suman a los seis diagnosticados desde el pasado 3 de noviembre. Dos de ellos recibieron el alta médica el miércoles, el resto están "estables" ingresado en el hospital de Alcoi, excepto la mujer de 84 años que falleció ayer. Sanidad indicó que se trataba de una enferma de diabetes, que sufría también hipertensión, isquemia cardíaca, insuficiencia respiratoria severa, edema agudo de pulmón, obstrucción crónica del flujo aéreo y neumonía por legionela.

La cifra de nuevos casos podría crecer aún más, según las autoridades sanitarias, ya que permanece abierto el periodo de incubación de la bacteria -entre dos y diez días-. Manuel Escolano, aseguró que todos estos pacientes pertenecen al mismo brote.

El foco común del contagio se localizó en un equipo de refrigeración de una industria local, en el que se detectaron problemas de cloración del agua, según explicó Manuel Escolano, que comentó que la empresa cumplía con el decreto de prevención de la legionelosis. El director general de Salud Pública calificó de "anómala" y "peculiar" este hecho y para evitar que se puedan reproducir anunció que los controles semanales que llevan a cabo los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente pasarían a ser diarios en las instalaciones que revistan mayor riesgo.

Consejo de Salud

El último brote de legionela que padece Alcoi, fue el asunto de mayor peso de la reunión que celebró ayer del Consejo de Salud del Area de Alcoi que desde 1999 ha contabilizado 13 brotes distintos con más 300 afectados. En el encuentro se puso de manifiesto el malestar ante la "ausencia" del Consejero de Sanidad, Vicente Rambla, tras la aparición del último brote. Los representantes sociales manifestaron su preocupación por lo que definieron como una "situación reiterada de casos" que trasciende lo sanitario y afecta social y económicamente a la ciudad.

Este último eleva a 10 los brotes de legionela que acumula Alcoi desde hace cuatro años. El más virulento duró entre el 16 de septiembre y el 1 de diciembre de 2000 y alcanzó los 97 enfermos.

Sólo 17 empresas sin problemas

En el encuentro del Consejo de Salud de ayer se presentaron los datos de las 123 auditorías realizadas en empresas que pueden transmitir la legionela en Alcoi. Estas inspecciones han dado como resultado el desmantelamiento de 38 aparatos de riesgo y el precinto de otros 68. Las auditorías han evidenciado que sólo en 17 empresas de Alcoi funcionan las instalaciones de refrigeración sin problemas. A la vista de las actuaciones llevadas a cabo, el secretario general de CCOO en las comarcas centrales reclamó un balance que reflejase la repercusión económica que ha supuesto este problema. Puso el acento en el gasto que ha representado para el sector industrial de Alcoi hacer frente a los controles para la prevención de la legionela, frente a la escasa ayuda aportada por las administraciones. Fernando Albors, concejal de Sanidad de Cocentaina, recordó que la Generalitat se había comprometido aportar el 33% del gasto del cambio de aparatos de riesgo, un máximo de 10.000 euros. La presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Alcoi, Pepa Monllor, pidió que en la "renovación tecnológica" que se plantea a la industria de Alcoi se cuente con los expertos de universidades a la vista de que las revisiones que se están llevando a cabo han demostrado que "no sirven de nada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 13 de noviembre de 2003.