La Bienal de La Habana arranca marcada por el desencuentro con la Unión Europea

150 artistas de 48 países participan en esta VIII edición, titulada 'El arte con la vida'

Obras de 150 artistas de 48 países participan desde ayer en la VIII Bienal de Arte de La Habana, convocada bajo el título de El arte con la vida, con el propósito de favorecer las reflexiones sobre la vida cotidiana, sus conflictos y relaciones con la cultura y las artes plásticas. Desde su creación, en 1984, esta bienal ha estado marcada en cierto modo por la política, pero este año más, tras la retirada de los fondos comprometidos por las fundaciones holandesas Hivo y Príncipe Claus y la francesa AFAA, a raíz de las sanciones impuestas en junio por la Unión Europea.

Las fundaciones debían haber aportado cerca de 200.000 dólares

Según el presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas de Cuba, Rafael Acosta, las fundaciones que han retirado los fondos debían haber aportado, en total, cerca de 200.000 dólares para la organización del evento, que al final se realizará casi exclusivamente con financiación de las autoridades cubanas -156.000 dólares-. La última Bienal de La Habana tuvo un presupuesto de 350.000 dólares.

"Lo más grave no fue sólo la retirada de estas instituciones, sino que lo hicieron cuatro meses antes de la Bienal y nos colocaron en una situación muy difícil", afirmó Acosta.

La retirada del apoyo económico se anunció después de que la Unión Europea aprobara un conjunto de sanciones políticas contra el Gobierno cubano en protesta por las condenas de hasta 28 años de cárcel impuestas a 75 disidentes y la ejecución de tres secuestradores de una lancha de pasajeros, el pasado mes de abril. Entre las medidas de la Unión Europea se contaba la de reducir la cooperación cultural con las autoridades de la isla.

Pese a este problema de fondo, la idea de los organizadores es que las diferencias políticas entre Cuba y la UE no han afectado a la representación de artistas europeos, el 40% de los invitados al encuentro. El 60% restante procede de América Latina, Asia, África, Estados Unidos y Canadá. La Bienal se celebrará hasta el próximo 15 de diciembre, ubicada en ocho sedes oficiales y un centenar de espacios colaterales, incluyendo galerías, hoteles, talleres de artistas, parques y hasta solares de La Habana. Está previsto que 750 observadores extranjeros, en su mayoría conservadores, que proceden de diferentes instituciones culturales y prestigiosos museos, incluido el MoMA, asistan a esta edición. España esta representada por varios artistas jóvenes, en su mayoría canarios, como Néstor Torrens y la pareja formada por José Arturo Marín y Javier Sicilia. El catalán Lluís Barba expone en el Centro Wifredo Lam Menú del

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

día, una instalación en la que platos y periódicos conforman una singular mesa de información en la que se reflejan algunos de los problemas que plantea la sociedad actual: delincuencia, intolerancia, pobreza, mujeres con burka, drogas, sida y manipulación de los medios de información.

Artistas cubanos

A diferencia de ediciones anteriores, la mayoría de los 28 artistas cubanos que participan en la sección oficial son estudiantes o jóvenes graduados del Instituto Superior de Arte. Pero más de un centenar de pintores y escultores consagrados exponen sus obras en numerosos espacios, en un total de 53 exposiciones personales y 47 colectivas.

Entre ellos, Roberto Diago, Manuel Mendive y Choco (Eduardo Roca), quienes ayer, tras el acto inaugural de la Bienal, celebrado en la plaza Vieja, presentaron el proyecto Isakoro en un céntrico solar capitalino, La California, de donde salió el mítico percusionista Chano Pozo hacia Nueva York para tocar con Dizzie Gillespie. En este lugar propicio, bajo las ramas protectoras de una ceiba centenaria, los anfitriones trataron en sus acciones plásticas temas vinculados con la religiosidad popular cubana.

Muy esperada es la muestra retrospectiva de Belkis Ayón, artista cubana que se suicidó en 1999, cuando tenía tan sólo 33 años, y cuyos trabajos sobre la sociedad secreta Abakua, de origen africano, son todavía una referencia obligada sobre estos temas.

Junto a la muestra central, se celebrará un festival de performances, simposios de teoría y crítica, conciertos, presentaciones de libros y conferencias. En el marco de la Bienal, el próximo martes la institución cultural Casa de las Américas acogerá la segunda subasta humanitaria de arte cubano contemporáneo, a beneficio de los niños con cáncer. Más de medio centenar de artistas cubanos, entre pintores, escultores, fotógrafos y actores, apoyan esta iniciativa, bajo el lema Cada niño salvado es una obra maestra.

El artista Dominique Zinkpe, de Benin, junto a su obra <i>Taxi Bush, </i><b>en la Bienal d</b><b>e La Habana</b>.
El artista Dominique Zinkpe, de Benin, junto a su obra <i>Taxi Bush, </i><b>en la Bienal d</b><b>e La Habana</b>.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS