Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schröder convence a los rebeldes del SPD para que voten sus reformas

Los diputados del grupo parlamentario socialdemócrata (SPD) en el Parlamento federal (Bundestag) votarán este viernes como una piña a favor de la reforma de la legislación laboral que propone el Gobierno de coalición SPD-Verdes. La media docena de diputados rebeldes que se oponían a la nueva legislación cedieron ayer tras haber conseguido algunas modificaciones que consideran suficientes para votar a favor. En un escrutinio de prueba en el grupo parlamentario del SPD, todos los diputados votaron a favor.

"El canciller Schröder puede respirar tranquilo". Con esta frase abrieron ayer en Alemania varios telediarios las noticias a las cinco de la tarde. El canciller había unido su futuro político a la mayoría a favor de sus proyectos de reforma social. Si perdía la mayoría, Schröder había advertido de que tenían que buscarse a otro en su lugar. La mayoría está asegurada. Los diputados rebeldes se manifestaban ayer satisfechos con las modificaciones logradas. El sistema de pago a los parados de larga duración se equipara al de la asistencia social. No obstante, los padres no tendrán que hacerse cargo de los hijos parados, o viceversa. Los parados de larga duración no tendrán que aceptar cualquier trabajo, sino sólo los retribuidos según la media salarial de la región de residencia. Para cobrar la ayuda social los parados no tendrán que gastar antes todo su patrimonio, sino que se fijan límites. Estas reformas han satisfecho a los inconformes.

La oposición democristiana (CDU / CSU) ya declaró ayer que no votará a favor del proyecto del Gobierno, que califican de aguado, y anuncia que volverán a verse las caras en la arena parlamentaria. La coalición de izquierda SPD-Verdes no cuenta con mayoría en la segunda Cámara (Bundesrat), donde están representados los länder (Estados federados). La CDU / CSU cuenta con mayoría en el Bundesrat y ha anunciado modificaciones a la ley que apruebe el Bundestag. Así, la ley volverá al Bundestag y el Gobierno necesitará la llamada "mayoría del canciller", la mitad más uno de los 603 escaños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de octubre de 2003