LA POSGUERRA DE IRAK

Putin navega entre dos aguas

Fue imposible encontrar claves sobre la posición de Rusia sobre Irak en el discurso que ayer pronunció ante la Asamblea General su presidente, Vladímir Putin. Un día después de su encuentro en Nueva York con los presidentes de Francia y Alemania y un día antes de pasar la noche en Camp David, Putin evitó situarse en el debate que divide a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad sobre el nuevo proyecto de resolución propuesto por Estados Unidos.

El presidente ruso navega entre dos aguas. Pese a su oposición a la guerra, Putin siempre ha conseguido mantener relaciones muy cordiales con Washington, que sin duda volverá a poner de manifiesto este fin de semana durante el encuentro que mantendrá con el presidente George W. Bush. Se prevé que los dos responsables también aborden las relaciones entre Moscú y Teherán en materia nuclear, que preocupan seriamente a la Casa Blanca.

Más información
EE UU quiere que Irak tenga en 6 meses una nueva Constitución y celebre elecciones en 2004
La mayoría de los funcionarios de la ONU en Irak abandona el país

En su intervención ante la ONU, Putin defendió el sistema multilateral y aseguró que "sólo la participación directa de la ONU en la reconstrucción de Irak otorgará a su pueblo una oportunidad de decidir su futuro de forma independiente. Y sólo la ayuda de la ONU, activa y práctica, a su transformación civil y económica permitirá a Irak asumir un nuevo papel en la comunidad mundial". Pero el presidente ruso evitó pronunciarse sobre el traspaso de poderes al Consejo de Gobierno iraquí y zanjar entre la solución propuesta por Estados Unidos, una transferencia gradual, y la postura de Francia y Alemania, una rápida soberanía iraquí.

Una solución difícil

Putin abogó por una solución de consenso en el seno del Consejo, que todavía parece difícil de alcanzar. "Pese a las grandes diferencias que han surgido sobre cómo resolver la crisis en Irak, la situación ha vuelto finalmente al terreno legal de la ONU. (...) Sus instrumentos son, en casos críticos, simplemente irreemplazables".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El presidente ruso dejó de nuevo abierta la posibilidad de mandar tropas a Irak: "Estaría dispuesto a participar en operaciones bajo autoridad de la ONU, así como en operaciones conjuntas autorizadas por el Consejo de Seguridad". Pese a la petición expresa de Bush en el primer día de debate, ni Rusia ni ninguno de los países que han participado hasta ahora en la reunión de la Asamblea han ofrecido explícitamente tropas o contribuciones económicas.

EE UU sabe que las negociaciones sobre Irak serán difíciles y espera contar con el apoyo de Moscú. Tras almorzar en la sede de la ONU con los ministros de Exteriores de los cinco miembros permanentes del Consejo, el secretario de Estado, Colin Powell, dijo que "existen elementos de convergencia". "En los próximos días estaremos trabajando en el lenguaje" de un borrador de resolución, dijo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS