CÁMARA OCULTA | NOTICIAS Y RODAJES
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Rogativas a los santos

Los actores vascos salieron en procesión haciendo rogativas para que no desaparezca su cine. Pero dado que ni los santos ni la ministra de Cultura están por la labor, los cómicos sólo consiguieron que lloviera, que es de lo que entienden los santos. Efectivamente, cayó ese día bastante agua sobre el caldeado Festival de San Sebastián, hasta entonces sólo abundante en rayos y centellas contra el documental vasco de Julio Medem, en el que el autor insiste en la necesidad del diálogo, mientras que parte de los que tendrían que hablar le responden queriendo silenciarle. Desde la mismísima ministra que comenta películas que no ha visto -"una irresponsable", según el director-, hasta escritores otrora rojos que ahora se ganan el sueldo diciendo que San Sebastián es el "festival de la ETA". Y se quedan tan ufanos, denunciando lo que ignoran y reclamando una censura que antes repudiaban. ¡Ay, qué tiempos!

A veces el cine acaba formando parte de la vida, y La pelota vasca de Medem se ha incrustado en el propio debate del que está hablando, provocando reacciones tanto por lo que cuenta como por lo que omite. Acabará convirtiéndose, más allá de la película en sí, en un testimonio de este tiempo de locura...

Víctor Erice nos contó que en torno al rodaje de El espíritu de la colmena, a la que se rendía homenaje en este mismo festival, se produjeron situaciones que hoy le parecen más significativas que la película misma. Modestia de autor, que los presentes aplaudieron. Mucho se le aplaudió de hecho, especialmente cuando volvió a llamar la atención sobre la inmediata reunión europea de ministros (y de ministras) de Cultura, en torno a la conveniencia o no de la excepción cultural.

El 15 de octubre estos políticos determinarán si se extingue o no el cine europeo, y con ello cualquier otra aportación cinematográfica que quiera seguir la brecha abierta de Julio Medem sobre los asesinatos y amenazas de ETA o la crisis política vasca, la supervivencia del propio cine vasco que los actores reclamaron en su divertida procesión a los santos o, en definitiva, cualquier otro cine que no sea yanqui.

Erice, con los pies en el suelo, reclamaba protección inteligente al cine, mientras otros entretenían a la ministra con preguntas sobre la película de Julio Medem y su capacidad para prohibirla. Podían haberlo hecho además sobre la de Joaquín Oristrell, Los abajo firmantes, homenaje a la lucha de los actores españoles contra la guerra de Irak, y que en este festival se ha aplaudido a rabiar. O sobre la aparición de Sean Penn en el escenario, que, tal como el pasado año hizo su compatriota Jessica Lange, acabaría declarándose en contra de la política guerrera de su presidente. Cada cual habla de lo que sabe...

En fin, que el 15 de octubre está a la vuelta de la esquina y que ese día los políticos europeos del cine decidirán si son capaces de entenderse oyendo. Ojalá que de aquí a entonces empiece a aparecer la inteligencia detrás de estos nubarrones. Todo, menos rogativas a un santo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS