Los Legionarios de Cristo compran un colegio laico con el curso empezado

Numerosos padres de alumnos están indignados con el cambio, del que no se les había avisado

La congregación religiosa Legionarios de Cristo ha comprado, con el curso escolar empezado y sin que hubiera aviso previo a los padres, el colegio Virgen del Bosque, un centro laico situado a las afueras de Madrid. Una de las medidas que tomará la nueva dirección a partir del próximo curso será empezar, a partir de 1º de primaria, a separar en aulas distintas a niños y niñas. Así lo ha manifestado el nuevo director, quien ha asegurado que este curso no variará el programa y que "se irán introduciendo progresivamente" los cambios, tales como la comunión voluntaria en el recreo, la construcción de una capilla y el poner un sacerdote a disposición de los estudiantes. Numerosos padres de alumnos se mostraron ayer indignados por el cambio.

Más información

El colegio Virgen del Bosque, ubicado en una urbanización de lujo de Villaviciosa de Odón, tiene 635 alumnos y, antes de la venta, pertenecía a una cooperativa formada por 30 profesores. Según las "pautas de estilo" del colegio, que ayer aún se podían leer en su página web, el centro es "una institución docente privada con más de 30 años de experiencia, independiente de cualquier confesión religiosa o política".

Los alumnos empezaron sus clases con normalidad el pasado 8 de septiembre, pero cuatro días después el centro pasó a manos de la congregación religiosa Legionarios de Cristo, según explicó ayer el miembro de esa organización que se presentó como el nuevo director del centro, Manuel Galiot.

Ni Galiot ni Carlos Fernández, el anterior director y miembro de la cooperativa que ha vendido el colegio, comunicaron la cantidad por la que se ha producido la transacción. Ambos aseguraron que durante este curso no se producirá ningún cambio en el colegio y que incluso mantendrán a los mismos profesores. "Los niños que no quieran tener clase de religión, seguirán sin tenerla ni este curso, ni ninguno", mantuvo el nuevo director.

"Menos divorcios"

Como primer cambio, el nuevo director ha anunciado que el próximo año escolar los niños y las niñas de 1º de primaria estudiarán en aulas separadas. "Es que los niños y las niñas asimilan las materias de forma distinta", argumentó Galiot. "Ojalá los niños y las niñas que estudian en nuestros colegios se casasen entre ellos, porque eso significaría que habría menos separaciones y divorcios", añadió el nuevo responsable, como explicación de la eficacia de sus métodos de enseñanza.

Además, progresivamente se introducirán otras medidas, según dijo el director: la congregación construirá una capilla en el colegio y un sacerdote estará "a disposición de los alumnos que lo deseen" y se ofrecerá a los niños la posibilidad de comulgar en el recreo, como ya hacen en otros colegios que pertenecen a los Legionarios de Cristo. A pesar de los cambios, Galiot recalcó que quería transmitir un mensaje "de tranquilidad a los padres, y pedirles un voto de confianza".

Sin embargo, numerosos padres de alumnos mostraron ayer su indignación por el nuevo rumbo que ha tomado la dirección del colegio. "Nos hemos enterado de la venta por una circular que nos han enviado a casa cuando el curso escolar ya estaba empezado. Ahora no podemos cambiar a nuestros hijos de colegio, porque es muy difícil encontrar plaza a estas alturas", denunciaron ayer varias madres y padres. "El centro siempre ha tenido un talante liberal y está claro que las cosas ahora van a cambiar. No hemos pagado para que los niños estudien en un colegio religioso ultraconservador", añadieron.

El viceconsejero de Educación, Pedro Irastorza, manifestó que la consejería está realizando un informe para recordar al colegio el derecho de los padres a que se respete el ideario que se les indicó cuando hicieron la reserva de plaza en abril. Irastorza aseguró que el centro todavía no ha concluido los trámites inherentes a la venta, por lo que la consejería no tiene constancia del cambio de titularidad del centro.

"Una vez que se haya producido el traspaso a los nuevos titulares, la consejería tiene que otorgar una nueva autorización de funcionamiento, en base al cumplimiento de varios requisitos", explicó Irastorza. La consejería vigila cuestiones como la titulación del profesorado, que los espacios cumplan la normativa y que los temarios sean los adecuados. "Si hay algún padre que considere que su hijo no puede estar en el colegio este curso", continuó el viceconsejero, "nosotros le facilitaríamos una plaza en la red pública".

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, ha anunciado que abrirá "diligencias informativas" para conocer antes de que acabe el año los pormenores de la compra de este colegio.

Este centro seguía ayer formando parte de la Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (ACADE), que agrupa sólo a colegios sin subvenciones oficiales y casi todos laicos.

El real decreto que regula la autorización de centros docentes privados, del 3 de abril de 1992, no establece ningún plazo con el que los propietarios del colegio tengan que comunicar a padres profesores la venta del mismo , y tampoco impide que el cambio de titularidad se haga en cualquier momento, aunque sí señala que "la autorización de funcionamiento surtirá efecto a partir del curso inmediatamente siguiente al de la resolución" de la comunidad autónoma.

Esta información ha sido elaborada por Susana Hidalgo, Susana Pérez de Pablos y Esther Sánchez.

De guía escolar a "sistema legionario"

El pasado miércoles, día 15, la nueva dirección del colegio Virgen del Bosque de Villaviciosa de Odón (Madrid) convocó a los padres de los alumnos del centro para presentarles "el sistema pedagógico legionario", según dice la carta enviada a los padres.

"En la reunión que tuvimos con ellos fueron todo sonrisas. No son tontos, saben vender muy bien", señaló ayer una madre. Si en la Guía escolar del colegio se especifica que el centro es independiente de cualquier confesión religiosa o política, los Legionarios de Cristo anunciaron ayer que convertirán el colegio en un centro católico. La guía dice, además, que el Virgen del Bosque es "un colegio mixto en todos sus niveles con el propósito de conseguir el máximo de calidad y excelencia educativa en la formación" de los alumnos. El talante liberal de la anterior dirección del colegio les llevaba, según la misma guía, a tener como propósito el "conseguir un clima de convivencia que facilite la superación de discriminaciones y complejos".

De acuerdo con el "método legionario", según dijo ayer el nuevo director, Manuel Galiot, es mejor que los niños y las niñas estudien en aulas distintas "porque así su rendimiento académico es mayor".

Muchos padres se han quejado de que abonaron la matrícula de este curso -estudiar en el Virgen del Bosque cuesta una media de 300 euros al mes- pensando que la antigua Guía escolar, y no el nuevo "sistema pedagógico legionario", iba a regir la enseñanza de sus hijos.

El nuevo director del colegio, Manuel Galiot, señaló que uno de los objetivos que se plantean para el curso que viene es "incrementar la enseñanza de inglés".

De momento, los 50 profesores que tiene el colegio seguirán impartiendo clases este curso. Sólo hay uno que ha decidido dejar su trabajo, por divergencias con el cambio ideológico del colegio, según explicó Galiot.

Además de este centro, la congregación religiosa Legionarios de Cristo tiene en Madrid otros tres colegios, todos en urbanizaciones de lujo, dos en Barcelona y uno en Valencia, además de la madrileña Universidad Francisco de Vitoria, en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de septiembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50