Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat suaviza los criterios de la Ley de Calidad para repetir curso

Una junta permitirá que pase un alumno con más de dos suspensos

La Generalitat acatará la nueva normativa de evaluación de la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE) que prevé que un alumno de ESO deba repetir curso si suspende más de dos asignaturas y acaba con la promoción automática. Sin embargo, introduce una "excepción" que sortea el espíritu de la nueva ley y que podría chocar con los propósitos del Ministerio de Educación.

En las instrucciones para el nuevo curso, que en Cataluña empieza mañana, el departamento de Enseñanza catalán prevé que una junta de evaluación pueda modificar alguna de las notas siempre que esta nueva calificación cuente con el beneplácito de los dos tercios del profesorado de las áreas cursadas por el alumno.

Esta situación, calificada de "excepcional" por las instrucciones (así debe constar en las actas de evaluación mediante un asterisco), podrá permitir que algunos alumnos pasen de curso a pesar de no haber aprobado dos o más asignaturas. En el último curso de la ESO sólo se podrá decidir la modificación de las notas con un máximo de dos suspensos. Ninguno de ellos podrá ser en Matemáticas, Lengua Castellana o Lengua Catalana.

La nueva fórmula indica la voluntad de la Generalitat de mantener sus propios criterios de evaluación, - "más globales e integradores" según expresión de la consejera de Enseñanza, Carme-Laura Gil-, a pesar de la Ley de Calidad. Para el alumno que supere el curso escolar aunque no haya alcanzado todos los objetivos que exigen las asignaturas, el departamento prevé que reciba clases de recuperación.

Otra de las fórmulas que el Gobierno catalán introduce en las instrucciones para el nuevo curso es la posibilidad de hacer un examen de recuperación en junio de las asignaturas suspendidas. Si el alumno no aprueba, entonces deberá repetir.

Nuevo decreto

El pasado viernes, la consejera de Enseñanza Carme-Laura Gil fue, una vez más, muy crítica con la Ley de Calidad, que calificó de "regresiva". A su juicio, mira "más hacia el pasado que hacia el futuro del alumno". Gil, que presentó los datos de matriculación para la nueva temporada escolar, explicó que la Generalitat prevé presentar un decreto a partir de la LOCE en octubre donde el profesorado encontrará instrucciones más precisas sobre la evaluación del alumnado.

Así, a partir de las instrucciones para el curso (la letra pequeña a aplicar por los centros y que es competencia autonómica), la Generalitat en cierta medida mantiene el espíritu abierto, integrador y de evaluación continua de la LOGSE, pero sin entrar en contradicción, al menos de forma evidente, con lo que propugna el Ministerio de Educación en la Ley de Calidad.

En este sentido, Gil explicó el viernes que en Cataluña "nunca se ha aplicado al pie de la letra la promoción automática". Añadió que ya existía cierto grado de repetición entre algunos alumnos, ya que el profesorado "recomendaba" que algunos volvieran a estudiar determinadas asignaturas. "De lo que se trata es de no ceñirse una mecánica numérica a la hora de repetir", explicó Gil, "si no de mirar más la evolución global del estudiante, su actitud y sus posibilidades". Con la introducción de estas medidas Enseñanza pretende fomentar una evaluación más integradora que calibre la superación, o no, de las competencias básicas del alumnado, que son "la maleta de conocimientos mínimos que un estudiante debe tener para conseguir una formación adecuada". Fuentes del Ministerio de Educación se limitaron a señalar no se pronunciarán hasta recibir el decreto. Apuntaron que la Ley de Calidad contempla alguna de estas medidas excepcionales de evaluación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de septiembre de 2003