Londres rechaza romper con Arafat pese a la petición de Sharon

El Reino Unido ha rechazado romper sus relaciones con el presidente de la Autoridad Palestina, Yasir Arafat, como le había solicitado el primer ministro israelí Ariel Sharon, ayer en su visita oficial en Londres, según indicó un responsable británico.

En el transcurso de una entrevista matutina con Sharon, el ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, insistió sobre el hecho de que su país mantendrá el contacto con Arafat mientras lo juzgue útil. "Sharon ha puesto sobre el tapete la cuestión de las relaciones con el presidente Yasir Arafat, y el titular del Foreign Office le ha hecho saber rotundamente que la posición británica sobre el particular es la misma que la de la Unión Europea: esto es, como jefe de la Autoridad Nacional Palestina, democráticamente elegido, mantendremos [con Arafat] cuantos contactos entendamos útiles", precisó la fuente diplomática, según informa France Presse.

El presidente palestino, Yasir Arafat, y su primer ministro, Abu Mazen, están dispuestos a reanudar el diálogo en un esfuerzo por resolver sus diferencias y zanjar la crisis interna surgida hace una semana, la más grave en la cúpula palestina en los últimos 10 años. Los dos líderes tenían previsto celebrar una reunión anoche en Ramala tras haber sufrido el embate de una oleada de presiones internacionales.

Arafat y Mazen hablaron por última vez el pasado 7 de julio, en el transcurso de una reunión del Comité Ejecutivo del partido gubernamental Al Fatah, que lidera el presidente, y a lo largo de la cual el propio Arafat y sus aliados, el sector histórico, criticó duramente la política del jefe del Gobierno con respecto a Israel, acusándola de "entreguista". La oleada de críticas llevaron a Abu Mazen a presentar su dimisión de la dirección del partido, que no fue aceptada, y a anunciar que podría dejar su puesto como jefe de Gobierno si en un plazo de tres meses no conseguía contrapartidas tangibles en sus negociaciones con los israelíes.

Medidas tajantes

El Gobierno israelí ha relanzado en los últimos días la ofensiva contra Arafat, acusándole de que estaba boicoteando el proceso de aplicación de la Hoja de Ruta y complicando la tarea del primer ministro palestino, Abu Mazen, y del responsable de la Seguridad Interior, Mohamed Dahlan. Miembros del Gobierno israelí han vuelto a reclamar medidas tajantes contra Arafat, como la expulsión de los territorios palestinos y su exilio a un país árabe vecino.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Abu Mazen, respetuoso siempre en público con Yasir Arafat, anunció ayer su intención de no viajar mañana a Oslo, donde debería reunirse con el jefe de Gobierno israelí, Ariel Sharon, para participar en la conmemoración del décimo aniversario de los Acuerdos de Oslo entre israelíes y palestinos. Mazen adujo como contrapartida para efectuar este viaje la libertad de movimientos del anciano presidente y el fin del boicoteo. "Arafat es el presidente elegido y hay que respetarlo", aseguró Mazen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50