Argentina intenta frenar la salida de capitales especulativos

El Gobierno argentino ha decidido establecer un plazo mínimo de 180 días para que los depósitos de capitales extranjeros que ingresen al país puedan ser retirados y devueltos a sus países de origen. La medida, que fue anticipada por el ministro de Economía, Roberto Lavagna, y que será instrumentada por decreto a partir de la próxima semana, se dispuso "para evitar o desalentar el ingreso de capitales especulativos, a corto plazo, que no tengan que ver con el comercio exterior o la inversión".

Según el balance del Banco Central argentino, el ingreso de fondos a corto plazo aumentó de 526 millones de dólares en febrero a 950 millones de dólares en mayo, casi el doble de la mayor cantidad registrada durante 2002. Lavagna justificó la intervención como un mensaje a los especuladores, "para que se entienda que los capitales golondrina [especulativos] no son compatibles con la economía argentina".

La conversión de los dólares ingresados y depositados en pesos a plazos que no superan los 30 días y a tipos de interés que triplican los de las plazas más seguras, para luego volver a comprar dólares a un valor todavía más barato, era uno de los negocios financieros de moda en los últimos meses en Argentina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de junio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50