Doce autores para una novela negra

'NYC. Negra y criminal', en la que colaboran Andreu Martín, Mercedes Abad, Alicia Giménez Bartlett y Francisco González Ledesma, entre otros, se publicará en julio

Comenzó como un juego el pasado 5 de febrero durante la presentación de El pecado o algo parecido, de Francisco González Ledesma, en la librería Negra y Criminal, de Barcelona, y en cinco meses se ha convertido en realidad. Los 12 autores, bajo la arrolladora iniciativa de Andreu Martín, han escrito sus respectivos capítulos de manera independiente y al mismo tiempo, sin saber cada uno lo que escribía el otro. Siguieron un mínimo esquema: la protagonista debía ser una criminal negra, en homenaje y apoyo a la librería que se acababa de inaugurar en Barcelona. NYC. Negra y criminal aparecerá el próximo 1 de julio en la colección Negrura de la editorial Zoela.

La librería Negra y Criminal, en el barrio de la Barceloneta, muy cerca del mar, se presentó en sociedad con la novela de González Ledesma. Asistieron Andreu Martín, Mercedes Abad, José Luis Muñoz, el norteamericano afincado en Barcelona David Hall y el argentino y también residente Raúl Argemí. Tras los discursos, llegaron las copas y con ellas la charla sobre cadáveres exquisitos, policías y ladrones, novelas negras... Los policiacos, con Martín a la cabeza, se lanzaron al acoso y derribo de Mercedes Abad, gran aficionada al género -ha traducido La mirada, de Simenon- y magnífica prescriptora, pero que nunca había escrito una novela de este tipo.

"Le comimos tanto el tarro", explica Martín, "que al final dijo 'vale, si os incluís". "Le preguntamos a González Ledesma si quería jugar con nosotros y dijo que sí. Era como una de esas juergas que al día siguiente parecen conversaciones de borrachos, pero yo me lo tomé en serio y empecé a enviar correos electrónicos".

"Fue una propuesta tan divertida que no me pude negar", dice Mercedes Abad. "Andreu Martín me convenció. No es la primera vez que colaboramos. En un Festival del Grec hicimos Hotel de mala mort en cinco salas de teatro alternativas. En cada una se representaba una obra independiente, pero todas pasaban en un hotel y había un asesinato".

La pandilla, como se autodefinen, invitó a participar en el proyecto a Alicia Giménez Barttlet, Miguel Agustí, Enrique Sánchez Abulí, Mariano Sánchez Soler, Manuel Quinto y Jaume Ribera. Quedaron para cenar en un restaurante y fue un escándalo. En las mesas cercanas sólo oían hablar de asesinatos y criminales, pero ellos se pusieron rápidamente de acuerdo. "A la hora de tomar decisiones, resolvimos que, puesto que todo había comenzado en una librería denominada Negra y Criminal, bautizaríamos así a nuestra novela, como acto de homenaje y de gratitud. Para que todo el mundo conozca su existencia y acuda a este templo-antro del asesinato perfecto, a esta cueva de Alí Babá llena de policías y ladrones, y a mucha honra", cuentan los 12 en el prólogo del libro.

A partir de ahí, explican, se dejaron "dirigir por el título". "Tal vez la denominación de origen, Negra y Criminal, pudiera contener connotaciones políticamente incorrectas, pero no nos importó, porque los 12 autores somos políticamente incorrectos. Pertenecemos a esa clase de personas que piensan que tan racista es decir que todos los negros son criminales como defender que ningún negro es criminal", continúan.

Así nació la protagonista de la novela, una mujer muy bella, seductora, misteriosa y negra, que transita por los distintos capítulos vista desde ópticas muy diferentes. ¿Es una justiciera? ¿Una superheroína? ¿Una vengadora con toques fascistas? ¿La mano invisible de los desheredados? En cualquier caso, es muy atractiva, desde que aparece en el primer capítulo, cuando tiene 12 años y mata al violador de su madre.

Por NYC. Negra y criminal desfilan los más variados personajes: un policía entrañable infectado de sida, un polaco chapero que se convierte en asesino a sueldo, una estatua viviente de la Rambla, un torturador argentino con negocios de seguridad en Barcelona, un violador repugnante, un juez corrupto...

A la suma de entusiasmos de los autores y de los libreros Montse Clavé y Paco Camarasa, que han hecho posible la novela, se añadió el de Nicole Cantó, de la editorial Zoela, que también estaba en la presentación del libro de González Ledesma. "Yo lo publicaré", les dijo. NYC. Negra y criminal será el número 10 de su colección Negrura, que editara la Triología de Argel, de Yasmina Khadra, seudónimo del ex comandante del Ejército argelino Mohamed Moulessehoul.

Si sale según lo previsto, la novela se presentará a primeros de julio en Barcelona, en la librería Negra y Criminal, y el 10 de ese mes en la Semana Negra de Gijón. El libro aparecerá firmado conjuntamente por los 12 escritores y no se identificará a los autores de cada capítulo. A los aficionados al género no les resultará demasiado difícil averiguar quién ha inventado al poli, quién a la estatua viviente o quién al malvado capitalista. Otros son más difíciles.

De izquierda a derecha, Miguel Agustí, Mercedes Abad, José Luis Muñoz, Enrique Sánchez Abulí, Jaume Ribera, Andreu Martín, Francisco González Ledesma, Mariano Sánchez Soler y David Hall. Delante, Raúl Argemí y Alicia Giménez Bartlett.
De izquierda a derecha, Miguel Agustí, Mercedes Abad, José Luis Muñoz, Enrique Sánchez Abulí, Jaume Ribera, Andreu Martín, Francisco González Ledesma, Mariano Sánchez Soler y David Hall. Delante, Raúl Argemí y Alicia Giménez Bartlett.MARCEL.LÍ SÀENZ

Encaje de bolillos

Que 12 capítulos escritos por 12 autores diferentes, sin saber unos lo que hacían los otros, tuviera una unidad no era tarea fácil, pero lo han conseguido. El mérito es de dos escritores acostumbrados a trabajar en equipo, Andreu Martín y Jaume Ribera, autores de la serie juvenil protagonizada por el adolescente detective Flanagan. Ellos escribieron cinco capítulos bisagra que unieron y dieron coherencia al resto.

"Los 12 capítulos me fueron llegando casi al mismo tiempo y yo los fui acumulando, me daba pereza ponerme a ello. Pero cuando los tuve todos, me pasé una mañana leyéndolos y por la tarde estaba muy satisfecho y lleno de ilusión. Eran estupendos", cuenta Andreu Martín. "A partir de ahí, Jaume y yo nos repartimos los cinco capítulos". "Ha sido una locura genial. Cada capítulo entra en un universo narrativo diferente. Es increíble que todo saliera tan redondo", afirma la editora, Nicole Cantó. "Los capítulos tienen tonos y perspectivas diferentes. Urdimos una mínima trama pero tiene unidad", añade Mercedes Abad. "Andreu Martín es un magnífico coordinador".

Mariano Sánchez Soler es de la misma opinión: "No nos ha impuesto nada y hemos sido disciplinados. Creo que cada capítulo es un descubrimiento de la protagonista". Once de los 12 se hicieron la foto de rigor para el libro, luciendo camisetas de la librería. Sólo faltó Manuel Quinto, pero algo se inventarán para incluir su imagen en el libro.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS