Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis de cada diez hogares no ahorran por la fuerte carga de las hipotecas

Tres de cada cuatro españoles creen que su pensión será insuficiente

Seis de cada diez hogares, es decir, 8,35 millones de familias españolas, no ahorran nada o prácticamente nada al mes, pese a estar convencidos de que deben ser ellos mismos los que se encarguen de velar por su futuro, porque la pensión de la Seguridad Social no les permitirá mantener su nivel de vida tras la jubilación. Según un estudio publicado por la patronal de Seguros, Unespa, la alta carga de las hipotecas y la escasez de ingresos son las causas principales. Entre los que menos ahorran están los separados, divorciados y las familias numerosas.

Según la encuesta presentada ayer, realizada por el Instituto Gallup, no se ha considerado como ahorro financiero el dinero que los españoles dedican a la compra de vivienda, que es una partida que no deja de crecer año a año. Los responsables de Unespa consideran que esta situación muestra las consecuencias de la política de apoyo fiscal que, en los últimos años, se ha seguido en España para el ahorrador inmobiliario.

La encuesta de Unespa demuestra que sólo el 34,4% de los hogares tienen posibilidad de ahorrar y sólo el 13,4% del total (1,9 millones de familias sobre un total de 14,27 millones) guardan más de la cuarta parte de lo que dedican al consumo. El estudio demuestra que el retrato robot del español con mayor capacidad de ahorro es un varón de entre 24 y 30 años (una edad muy temprana que ha sorprendido a los encuestadores), soltero, sin hijos, con estudios universitarios, vive en ciudades medianas (de 101.000 a 500.000 habitantes), es de clase alta y con ingresos mensuales de 3.500 euros.

Menos ahorro que en la UE

Según estas cifras, por cada hogar que ahorra, hay 1,7 familias que no lo hacen. Según el vicepresidente de la Agrupación de Vida y Pensiones de Unespa, Fernando Estévez, los españoles ahorran mucho menos que los europeos y lo hacen en productos muy líquidos, en lugar de en los de previsión a largo plazo. En concreto, sólo el 18% de los ahorros se invierten a largo plazo, mientras que en Holanda esta tasa es del 56%. La media europea está situada en el 30%.

La causa de estos menores ahorros hay que buscarla, según Estévez, "en el hecho de que los gastos de la vivienda duplican o triplican a los que existen en Europa".

Entre los que menos ahorran, según la encuesta, están las personas con menos estudios, "los de clases sociales más humildes (el 53,9% de los ciudadanos de clase baja no ahorra nada) y el 40% de los mayores de 51 años.

Sin embargo, ha surgido un colectivo nuevo en esta encuesta, que no estaba tan claro en la que se hizo en 2001, que son los separados o divorciados. El 75% de ellos no ahorra nada o casi nada, seguido muy de cerca de los viudos. El número de hijos también es un factor clave: entre las familias que tienen tres o más hijos, el 71% no ahorra nada. Hasta el segundo hijo, el 45% de las familias sí dicen poder ahorrar.

Curiosamente, mientras cae el número de familias que guardan parte de sus ingresos aumenta el número (hasta el 75% del total) de los que piensan que el Estado no se hará responsable de su jubilación. Por eso, para el 85% de los encuestados, el principal motivo de ahorrar es garantizar su jubilación.

El vicepresidente de Unespa considera que, teniendo en cuenta el alargamiento de la esperanza de vida (a mitad de siglo podría situarse en 90 años), la Seguridad Social no podrá abonar como pensión más del 60% del último salario, lo que obligará a los ciudadanos a ahorrar más y desde más jóvenes.

De este estudio también se deduce que "la familia pierde importancia como célula social, ya que los encuestados afirman que necesitarán ahorros para su vejez, ya que dependerán de una persona asalariada y no de un familiar, como sucede ahora en muchos casos", según Unespa. Las mujeres son más ahorradoras que los hombres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de junio de 2003