El sector pesquero defiende las vedas ante el temor de recortes de la UE

Pescadores, armadores y Junta coinciden en que los paros biológicos que comenzaron a aplicarse a partir de 1999 en el litoral mediterráneo han contribuido a la clara recuperación de los caladeros. Por eso, el sector aboga por la continuidad de los tres planes de pesca que le dan cobertura: arrastre, cerco y voraz.

La reivindicación no es gratuita. El texto de la reforma de la Política Pesquera Común (PPC) plantea que esos planes "tendrán que buscar nuevas fórmulas" para su desarrollo, una coletilla que preocupa a la flota -muy castigada ya por la falta de acuerdo con Marruecos- que teme que queden en el aire a partir de 2005. El presidente de la Federación Andaluza de Cofradías, Manuel Peinado, rechazó que el sector pueda hacer frente a las vedas sin estar subvencionado: "Si la Unión Europea no asume las paradas, tendrán que hacerlo el Gobierno y la Junta". Los paros biológicos benefician a unas 500 embarcaciones y a cerca de 2.000 pescadores; duran dos meses y se desarrollan entre enero y mayo.

El presidente de los armadores andaluces, Pedro Maza, también se mostró a favor de su continudad porque es "esencial para una pesca reponsable y rentable". Igual que a los pescadores, la reforma de la PPC preocupa a los patrones, ya que antes la comunidad autónoma pedía la homologación de los planes de pesca a la UE, pero tras la reforma es la Comisión Europea la que deterimina directamente su conveniencia. "Con los antecedentes que tenemos de Marruecos y los recortes a los fondos estructurales previstos hasta el 2006 que al final se han limitado hasta 2004, no confiamos en nada que no tengamos garantizado por escrito", apuntó Maza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 05 de junio de 2003.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50