Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pei fascina en Berlín con su audaz reforma del Museo de Historia

La obra que encargó Kohl se abre al público

La arquitectura de la capital alemana cuenta con una nueva joya. El Deutsches Historisches Museum (el museo histórico alemán) abrió ayer su nuevo complejo arquitectónico para exposiciones temporales, construido por uno de los arquitectos más prestigiosos del mundo, el chino-estadounidense Ieoh Ming Pei, de 86 años, que fue elegido por Helmut Kohl en 1997 para construir este nuevo monumento a la cultura en Berlín.

Pei ganó fama como arquitecto de museos en los años setenta y ochenta, sobre todo con dos proyectos: la Galería Nacional en Washington y la remodelación del Louvre, en París, con su famosa pirámide de cristal.

La fusión de elementos antiguos con la arquitectura moderna es la gran especialidad de este artista que, por su sofisticado uso de materiales como el hormigón, la piedra, el cristal y el acero, ha sido considerado un discípulo de Walter Gropius.

El hecho de que fuera el ex canciller Helmut Kohl quien, pocos años antes de caer en desgracia, mostrara un especial interés en que Pei se ocupara de dejar su huella en la Alemania recién unificada, provocó una ola de protestas entre los arquitectos alemanes. Pero la polémica no impidió que Kohl encargara a Pei construir el nuevo complejo en enero de 1997. Pei ha actuado sobre 9.300 metros cuadrados, de los cuales 4.700 metros se dedican a salas de exposición. Lo demás es un sinfín de antesalas, escaleras y espacios abiertos que dejan que entre la luz.

Visto el final de la obra, muchos reconocen ahora que aporta un sello de esplendor internacional a Berlín, y que Pei ha logrado una bella fusión con el edificio existente con el empleo del cristal y el hormigón.

Aunque los críticos hablan del coste (54 millones de euros, un alto precio para un país al borde de la recesión), la opinión pública valora mucho mejor el nuevo icono berlinés: "Tan grande como era en su tiempo la protesta contra Kohl, tan grande es hoy en día el deseo de que haya un poco de glamour", constata el Frankfurter Allgemeine Zeitung. Idea Europa. Proyectos para una paz eterna es el título de la primera exposición que estrena el nuevo complejo arquitectónico. Podrá ser vista hasta el 25 de agosto y dará paso después a todo un abanico de muestras, como La gran guerra o La Berlín perdida-Berlín 1906-1936.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de mayo de 2003