Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ganaderos reclaman un plan global para la leche

La Confederación de Cooperativas y las organizaciones agrarias Asaja, UPA y COAG han planteado a la Administración central y a las Comunidades Autónomas la urgencia de poner en marcha un plan global para solucionar los problemas en el sector lácteo. Caso de no ser atendidas sus demandas, el sector anuncia movilizaciones en toda España para el próximo 18 de junio.

Los ganaderos reclaman un precio mínimo de 0,34 euros frente a las bajadas de los últimos meses que han situado los mismos en una media de 0,27 euros. El sector pide a la Administración y a las industrias que se cumplan las cuotas y reclama medidas fiscales de apoyo a las explotaciones. De cara al futuro se solicita un plan serio de reestructuración con dinero para la incorporación de los jóvenes ante la caída de las explotaciones en una década de 150.000 a solamente unas 48.000 que hay en la actualidad.

En materia de comercio e industria, el sector solicita a las diferentes Administraciones un mayor seguimiento y control sobre el uso de subproductos así como de las importaciones de leche a bajos precios. El sector reclama que en los productos lácteos al consumo se especifique en el etiquetado el contenido de leche de vaca y de leche en polvo.

Los ganaderos solicitan un acuerdo marco con la industria así como un contrato tipo. En esta línea destaca la actitud pionera del grupo Ebro Puleva que ha suscrito un primer acuerdo con UPA en materia de precios y contratos homologados, política que se quiere extender a otras organizaciones.

Peste porcina

Por otra parte, el Consejo de Ministros aprobó ayer un real decreto por el que se establecen medidas "más exhaustivas" para la lucha contra la peste porcina africana, de la que España está libre desde 1994 .España es una zona de riesgo al estar cerca de África, donde esta enfermedad tiene gran incidencia.

Por ese motivo se establece que, en caso de sospecha, se debe abrir una investigación urgente y establecer controles que impida contagios. Cuando se confirme la enfermedad, se deberá sacrificara todos los cerdos de la explotación. La confirmación obligará de igual forma al establecimiento, alrededor del foco, de una zona de protección de un radio de tres kilómetros, que estará incluida dentro de otra zona de vigilancia de un radio mínimo de diez kilómetros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2003