Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las subastas no levantan cabeza en Nueva York tras la guerra

Primero fueron los escándalos contables. Luego el 11-S y la crisis financiera. Ahora la guerra. Las grandes casas de subastas no consiguen superar la larga racha de mala suerte que lleva ya más de tres años afectando sus ventas. La temporada de primavera, que empezará la próxima semana con obras impresionistas y modernas, tampoco pinta muy bien.

No habrá grandes cuadros ni sin duda grandes récords en las próximas subastas de Christie's, Sotheby's y Phillips, de Pury & Luxembourg, los tres pilares del mercado mundial del arte. Incluso los catálogos no son tan espesos como en ocasiones anteriores.Tampoco hay obras de artistas contemporáneos, consideradas demasiado arriesgadas en un clima tan económicamente conservador. Pero estarán los grandes maestros clásicos. Un retrato de Renoir, Madame Leon Clapisson, podría alcanzar entre los 20 y los 30 millones de dólares en Sotheby's que también presenta varios pasteles de Degas: Danseuse y Danseuses près d'un portant, valorados en unos 12 millones y 3,5 millones de dólares, respectivamente.

Un autoretrato de Cézanne es la pieza central de las subastas de Christie's. Terminado 10 años antes de la muerte del artista, no se había mostrado al público desde 1937. Se estima en unos 15 a 20 millones de dólares. Le acompañan varias piezas de Giacometti, elaboradas entre 1948 y 1950; una obra de Mondrián, Composition in white, blue and yellow, valorada entre 6 y 9 millones de dólares; un monet, Poste de douaniers à Dieppe, de dos a tres millones, y un miró, Peinture, realizado en 1952 y estimado en 600.000 dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de mayo de 2003