Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Prado itinerante' tendrá su sede en un palacio de Ávila

La Casa de los Águila, un palacio renacentista del siglo XVI situado en el casco histórico de Ávila junto a la Muralla, se convertirá en centro de gestión de los depósitos de obras que mantiene dispersas el Museo del Prado, a la vez que como lugar de partida de las exposiciones que la pinacoteca prevé llevar a cabo con el nombre de Prado itinerante. El director del Prado, Miguel Zugaza, declaró ayer que el centro pueda ser una realidad a mediados de 2005, con una inversión de 4.867.440 euros en unas obras que se iniciarán en mayo.

El amplio conjunto de fondos artísticos conocido como el Prado disperso, que ha sido siempre "una fuente adicional de trabajo" sumado al de la pinacoteca, tendrá como centro el palacio abulense, desde el que se podrán "sistematizar los procesos de control, catalogación, difusión y conservación" mediante la coordinación con otros museos y el establecimiento de "una política más coherente y profesional".

Fue a finales del siglo XIX cuando las obras del Prado "no caben entre sus muros" y comienza la dispersión del patrimonio del Prado por un "simple criterio de tamaño", según el subdirector de conservación, José Luis Díez. El Prado disperso está compuesto por 3.355 obras, casi la mitad del total, de las que el 29% (1.012) se encuentran en Madrid, el 64% (2.233) en el resto de comunidades autónomas y el 7% en el extranjero, y no fue hasta los años sesenta del siglo XX cuando se inició "una revisión sistemática de los depósitos".

Legado al Estado

La Casa de los Águila, declarada monumento histórico nacional, se encuentra rodeada de un jardín que limita con la Muralla y posee una destacada colección de cerámica atesorada por la familia, fue legada al Estado español por disposición testamentaria, fechada en 1978, de María Luisa Narváez, duquesa de Valencia, fallecida en 1983.

El acto celebrado ayer para presentar el proyecto estuvo presidido por el secretario de Estado de Cultura, Luis Alberto de Cuenca, y el presidente del patronato del museo, Eduardo Serra, quien manifestó que el proyecto posibilita una rotación continua a través de todo el territorio español de una importante parte de sus fondos compuesta por los que no forman parte de la colección permanente que exhibe en la sede madrileña.

Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre, siendo titulares de Cultura, pasaron por Ávila para firmar la adscripción al Prado y un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Ávila y la Fundación Caja Madrid, que ha financiado los trabajos previos.

La superficie del edificio noble de la Casa de los Águila y las cocheras es de 2.814 metros cuadrados, a los que se añadirán 1.086 metros cuadrados para conseguir 3.900 metros cuadrados, de los que 2.929 serán útiles y se repartirán entre salas, almacenes y talleres, según el proyecto del arquitecto Pedro Feduchi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de abril de 2003