La médica que mató a tres personas llevaba dos meses urdiendo el crimen

Noelia de Mingo, que acabó con la vida de tres personas en la clínica de la Concepción en la que trabajaba el 3 de abril de 2003, declaró ante el juez que "se sentía espiada"

Llegada de Noelia de Mingo, médico residente de la Fundación Jiménez Díaz, para ser juzgada en la Audiencia Provincial, por matar a tres personas y herir a otras siete en abril de 2003.
Llegada de Noelia de Mingo, médico residente de la Fundación Jiménez Díaz, para ser juzgada en la Audiencia Provincial, por matar a tres personas y herir a otras siete en abril de 2003.CLAUDIO ALVAREZ

La mente enferma de Noelia de Mingo Nieto, la médico residente que mató con un cuchillo, el jueves 3 de abril, a tres personas e hirió de gravedad a otras cinco en la clínica de La Concepción de Madrid llevaba "dos meses" planeando sus crímenes, según ha declarado ante el juez. Se "obsesionó" con que todo el mundo la "espiaba", y la tarde antes de su sangrienta odisea por los pasillos del hospital compró un cuchillo de 15 centímetros de hoja, que ocultó en el bolsillo de su bata blanca, y comenzó a recorrer el centro sanitario dando cuchilladas a diestro y siniestro. Sin importarle que las víctimas fuesen colegas, enfermos o familiares de éstos. Noelia llevaba cuatro meses sin tomar su medicación.

Noelia de Mingo, de 31 años y médica residente de reumatología de la clínica de la Concepción, propiedad de la Fundación Jiménez Díaz, se negó a declarar ante la policía. Pero sí lo hizo cinco días después ante una comisión judicial.

Noelia hizo un agujero en el bolsillo de su bata blanca para ocultar la hoja del cuchillo

Sus crímenes no fueron un arrebato esporádico. En realidad, su confusa mente llevaba "dos meses" planeando una venganza. Sufría una grave "manía persecutoria", según los expertos forenses. Tenía claro cómo vengarse -con un cuchillo largo- pero no contra quién. "Me espiaban, grababan mis conversaciones...", declaró el pasado martes ante la comisión judicial que se desplazó al hospital Gregorio Marañón de Madrid, en cuya unidad psiquiátrica está ahora presa. Noelia no razonó quién o quiénes le hacían eso, la espiaban, ni el porqué.

Los enemigos exteriores que ella misma se forjó estaban sólo en su subconsciente, y distorsionados. "Sabían cosas de mí que sólo podían conocer si me estaban espiando", ha declarado. Para ella, muchos de los acontecimientos relevantes que la televisión emite en directo se difunden ahora, pero pertenecen al pasado. "La tele los manipula", sostiene Noelia, según han explicado a este periódico fuentes de las partes.

— Anoche comiste un yogur, ¿no?

— Sí, ¿y por qué lo sabes? -preguntó Noelia, intrigada, a una colega del hospital.

Este inocente comentario, hecho a Noelia por una colega sanitaria, martilleó su mente y pudo coadyuvar a la tragedia. "Me espían, me espían", se repetía. "¿Cómo sabe que comí un yogur si estaba yo sola? Me espían, me espían...", se autoconvencía.

En el hospital, entre sus compañeros, e incluso en casa, Noe-lia veía hostilidades por doquier. En los últimos meses, estaba encerrada en sí misma, mientras una obcecación irracional se apoderaba de ella. Sus demonios interiores estallaron con vehemencia la víspera del jueves 3 de abril. Ese día, según su propia confesión, acudió a una tienda de la zona de Alvarado, cerca de la plaza de Castilla de Madrid, y compró un enorme cuchillo, tipo jamonero. Pensó que la hora de la venganza había llegado.

Los expertos judiciales tienen interés en ir a esa tienda para preguntar a la dueña cuánto tiempo empleó Noelia en elegir el cuchillo, cómo lo miraba, si preguntó por otro tipo de armas...

La acusada compró un día antes el cuchillo, de 15 centímetros, en una tienda de Alvarado

— ¿Por qué compró usted un cuchillo y no lo cogió de casa? -le preguntaron los investigadores días después de los crímenes, en la habitación del área de psiquiatría del hospital Gregorio Marañón.

— Pensaba llevar el cuchillo conmigo durante varios días. Si hubiera cogido el de casa se habrían dado cuenta... -contestó segura.

Noelia, con gafas de alta graduación y 160 centímetros de altura, compró el arma y la ocultó en su bolso. Su enfermizo plan lo tenía muy meditado. En el hospital es obligado llevar la bata blanca y pensó que no era cuestión de ir por los pasillos con el bolso y la bata.

"¿Y dónde escondo el cuchillo para que no me lo vean?", se preguntó. Pronto halló la solución: abrió un agujero en la parte inferior del bolsillo, lo suficientemente grande para que cupiese la hoja, pero no el puño. De esa forma, la hoja (de 15 centímetros) caería sobre el muslo por dentro de la bata y nadie la vería.

El día de los hechos, Noelia acudió al hospital con el cuchillo dentro del bolso. Se cambió y se puso la bata e introdujo el cuchillo en el agujero. A continuación, se fue en busca de un motivo para emplearlo. A veces se metía la mano y se tentaba para tocarlo y cerciorarse de que el arma seguía ahí.

Más información

En su declaración judicial, Noelia dice acordarse perfectamente de cómo empezaron las agresiones y con quiénes se topó en su fiero recorrido por la clínica de la Concepción.

Su perturbada mente halló rápido el motivo que necesitaba para sacar el cuchillo. La excusa estaba en el control de enfermería, donde varias sanitarias colegas suyas hablaban distendidamente. "Están murmurando, seguro que es sobre mí", se dijo. No le hizo falta nada más: desenfundó el cuchillo y se abalanzó sobre ellas. Éstas, al ver el arma, se defendieron. Mientras forcejeaba de frente con una de ellas, otra colega, que a la postre fue su primera víctima mortal -Leilah el Ouamaari, médica residente de 26 años- la agarró por detrás.

A la de enfrente le asestó una cuchillada, que la dejó malherida y cayó al suelo. La inercia hizo que Noelia se reclinase hacia atrás y que Leilah, que la tenía agarrada por la espalda, también se precipitase al suelo.

Noelia portaba el largo puñal en su mano diestra. Al reclinarse, lanzó una primera cuchillada por detrás de su costado derecho. La hoja entró por el hemitórax (zona del pecho derecho) de Leilah, tan profundo que alcanzó el corazón. De las cinco cuchilladas que recibió Leilah, ésa, la que atravesó su pecho entrando por la derecha y atravesando casi de lado a lado la caja torácica, fue la que le segó la vida, según han dictaminado los forenses. Al igual que Noelia, Leilah era médica del hospital.

Con sus dos primeras víctimas en el suelo (Leilah debatiéndose entre la vida y la muerte y la otra sanitaria gravemente herida), Noelia comenzó una ruta por los pasillos del hospital que aún depararía más muertes.

Noelia de Mingo "no ha mostrado gestos de arrepentimiento", según los investigadores

Jacinta Gómez de la Llave, una paciente de 72 años, que estaba en un pasillo hablando por teléfono con su hijo, Francisco Javier Huertas, fue la segunda víctima mortal. Noelia la acuchilló y siguió su ruta a ninguna parte. Al borde de la muerte dejó también a Félix Vallés, que había ido al hospital a visitar a su esposa enferma. Vallés murió días después. También dejó malheridas a dos enfermeras y a una ayudante sanitaria a las que el azar cruzó en el homicida camino de Noelia.

— ¿Por qué acuchilló usted a los enfermos?

— Me estorbaron, eran obstáculos en mi camino, ha confesado, con frialdad, Noelia.

Al llegar al final de un pasillo, Noelia se volvió sobre sus pasos y entonces se topó con tres celadores que le bloqueban la salida, como esperándola, tratando de poner fin a su sangrienta odisea. Uno de ellos portaba en sus manos un barra metálica de las que se utilizan para sujetar en alto las bolsas de suero.

"¡O tiras al suelo el cuchillo o te abro la cabeza!", le gritó un celador a Noelia de Mingo. Eran las 14.30 del jueves 3 de abril y el horror se estaba cebando con la clínica de la Concepción de Madrid.

En ese momento, había herido de muerte a dos personas -a su colega Leilah y su paciente Jacinta Gómez- y causado gravísimas heridas a otras seis. Estaba enloquecida, y había asestado cuchilladas a diestro y siniestro, y sin discriminar a las víctimas: médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería, pacientes y familiares de éstos.

Más información

Noelia miró la barra de hierro que el celador esgrimía con rabia entre sus manos y dejó caer su afilado cuchillo, empapado de sangre hasta el puño. No estaba solo. A este celador se le habían unido otros compañeros siguiendo el rastro de muerte que Noelia había ido sembrado por los pasillos de la tercera planta de la clínica de la Concepción, conocida también como La Concha.

Por fin, tras interminables minutos de pánico colectivo, el mortífero brote esquizofrénico de Noelia se recompuso y cedió al sentido común. Noelia se vio acorralada y se entregó.

Los celadores se abalanzaron sobre ella, cogieron del suelo el cuchillo y condujeron a Noelia a la unidad de psiquiatría del hospital, mientras llegaba la policía. Ni entonces ni después ha mostrado Noelia visibles gestos de arrepentimiento, según fuentes de la investigación, que desarrolla el Juzgado de Instrucción 33 de Madrid.

Cuando dejó caer al suelo el cuchillo, Noelia tenía "los ojos desorbitados", y las gafas rotas, según los testigos. Cuando cinco días después la comisión judicial la visitó en la unidad de psiquiatría del Gregorio Marañón, Noelia se quejaba con insistencia de que le habían roto las gafas y de que no veía bien.

La lucidez con que declaró y el lujo de detalles que aportó sobre su macabro periplo avivan dudas entre los investigadores sobre el grado de esquizofrenia de esta médica, en cuyo currículo profesional figuraban antes muchas curas y ahora tres asesinatos y otros cinco intentados. Y mucho dolor ajeno. Por ejemplo, el del novio de Leilah, o el del hijo de una de las pacientes acuchilladas justo cuando estaba hablando con su hijo por teléfono y comenzó a gritar.

Noelia admitió ante la comisión judicial que sabía a quién agredía, pero que su intención no era matar a nadie, sino defenderse de sus espías. "A nadie he dado en el corazón, ¿no?", preguntó a uno de los investigadores. "Sí, sí que ha dado usted en el corazón", le dijeron.

Ahora, serán los informes periciales los que primen en el dictamen judicial sobre el impacto real de la esquizofrenia en la arrebatada vida de esta médica residente.

Noelia de Mingo salió del centro psiquiátrico en el que estaba recluida el 6 de octubre de 2017. La sección 16 de la Audiencia Provincial de Madrid decidió su puesta en libertad bajo custodia familiar y tratamiento ambulatorio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción