_
_
_
_
Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Conciencia de alcalde

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El Tribunal de Cuentas considera que el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, incurrió en "grave negligencia" al gestionar los fondos de una cuenta restringida puesta a su disposición, y le obliga a devolver a las arcas municipales 103.000 euros. El alcalde destinó cada año los 42.000 euros de esa cuenta a dar propinas mensuales a su costurera particular, pagar algunos viajes particulares suyos y de su esposa, regalar joyas a diversas personas o donar cantidades importantes a congregaciones, colegios y otras entidades, mayoritariamente religiosas.

El alcalde ha anunciado que recurrirá y asegura que tiene la conciencia "totalmente tranquila". La propia conciencia es un juez parcial en tales asuntos, pero además resulta preocupante que un funcionario considere conforme a derecho pagar actividades privadas con fondos de la institución que gestiona. "Es muy loable", señala el tribunal, que el alcalde realice actos de caridad "con cargo a su patrimonio privado", pero "no es ajustado a derecho" que lo haga con fondos municipales. El argumento de que redujo a la mitad la cuantía de la cuenta restringida existente con anterioridad es poco convincente: la cuestión no es cuánto, sino a qué fines se ha destinado ese dinero.

Admite el Tribunal que puede haber viajes oficiales en los que esté justificado que la esposa acompañe al alcalde, pero sólo si está prevista su intervención por razones de protocolo, lo que sólo ocurrió en dos de los 24 viajes analizados. Doce años de gestión con tres mayorías absolutas consecutivas acaban para Álvarez del Manzano de la manera más amarga posible: marginado por Aznar, que le sustituyó sin explicaciones por Ruiz-Gallardón como candidato a la alcaldía, y castigado por el Tribunal de Cuentas por uso indebido de fondos públicos.

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_