Reportaje:

Escaparate de pujanza

La quinta Feria de Muestras de Empresas Malagueñas reúne a 350 firmas

Nada más entrar, una joven embutida en un disfraz que debe pegar un calor horrible se acerca con una amplia sonrisa y ofrece caramelos. Promociona a Viveros Guzmán, una de las 350 firmas que participan en la V Feria de Muestras de Empresas Malagueñas, inaugurada ayer. En los mostradores se dan los últimos retoques y un hombre se afana con la mopa para que el suelo esté reluciente cuando lleguen las autoridades.

Apenas unos minutos después de lo previsto, la comitiva está completa. Hay corte de cinta, como indica el protocolo, y comienza el recorrido por los 17.400 metros cuadrados de la exposición. En cuanto se traspone la entrada del Palacio de Ferias y Exposiciones queda claro que la muestra -organizada por la Cadena SER- ha dado este año un gran salto cualitativo. La amplitud de los mostradores nada tiene que ver con la primera edición de 1998, comprimida en los bajos de un centro comercial, ni con las carpas que en los años siguientes se instalaron en el puerto.

Con tanto espacio, se lucen mejor los camiones, las excavadoras, ese descapotable cuyo precio mejor no preguntar, las cabañas de madera, los muebles de jardín y las piscinas listas para llevar. La feria es un escaparate de pujanza y un muestrario de la variedad empresarial de Málaga. Enseñanza, decoración, automoción, ocio, aventura y alimentación son algunos de los apartados de la muestra.

José Manuel Sánchez, de la autoescuela Grupo Guía, lleva tres años siendo fiel a la cita y no oculta su satisfacción con el cambio de escenario: "Aquí merece la pena invertir en material para exposiciones. Esta feria es una buena idea porque permite exponer lo que tiene Málaga". Según los organizadores, la muestra generará un volumen de negocio de unos 24 millones de euros. Sánchez no se atreve a cuantificar cómo repercutirán en su empresa los cuatro días que durará la feria, pero tiene claro que será un impulso para su imagen de marca. "Que te vean aquí ya da prestigio. ¿La repercusión? Es como en la publicidad, que resulta difícil medirla, pero hay que estar porque siempre es positiva", insiste Sánchez.

Con la muestra empresarial organizada por la emisora, se abre al público el Palacio de Ferias. Las obras aún no están acabadas, así que mientras la comitiva continúa su recorrido zigzagueante, fuera puede verse a los trabajadores enfrascados en su tarea.

Dentro, un joven ataviado como para hacer escalada promociona, cuerdas al cuello, a Ociosport, una empresa dedicada al deporte de aventura. Su gerente, Roberto Ramírez, comenta que en las dos ediciones anteriores surgieron contactos empresariales que a la larga cristalizaron en dos parques de ocio: "Por eso nos interesa estar aquí, para reforzar nuestra imagen de marca".

La visita se pone más tentadora al pasar junto a la zona de alimentación. Empanada de bacalao y pasas, tarta de arroz con leche, embutidos rondeños que abren el apetito y otras exquisiteces. Como para liarse a comprar y dejarse allí el jornal...

Y en el centro del recinto, un estudio acristalado de la Ser permite seguir en directo algunos de sus programas. Para muchos, quizás, un atractivo más de la feria.

La muestra estará abierta al público hasta el próximo domingo, ininterrumpidamente de 11.00 a 21.00. La entrada es gratuita.

Empujados a seguir creciendo

La Feria de Muestras de Empresas Malagueñas ha tenido un crecimiento vertiginoso. De 70 empresas participantes en 1998, ha pasado en la actualidad a albergar unas 350; cinco veces más en apenas un lustro.

La muestra nació con el objetivo de dar un servicio más a los anunciantes de la Cadena SER; de ofrecerles un escaparate donde pudieran acercarse a los malagueños. Pero ahora, a veces el proceso es inverso: empresas que no se anunciaban en la emisora, exponen y acaban acercándose a la radio.

El director de la cadena en Málaga, Pedro Guerrero, hacía un hueco en su funciones de anfitrión para comentar que la feria es una prueba de que "los empresarios confían en la Ser y en su capacidad de organización". Y a continuación, reconocía: "Han sido ellos, esos empresarios, los que nos han empujado a seguir creciendo".

Como en toda inauguración que se precie, no faltaron ni el alcalde, Francisco de la Torre, ni el delegado del Gobierno andaluz, Luciano Alonso, amén de concejales y algunos delegados de la Junta.

De la Torre calificó la feria como "un hecho histórico" porque suponía la apertura al público del palacio. Y, como procedía, felicitó a los organizadores por haber "consolidado la muestra como un acontecimiento comercial de primer orden". El alcalde recordó que de cada tres empresas que se crean en Andalucía, una es de Málaga. Por eso, destacó la exposición como un escaparate del "empresariado dinámico" de la provincia.

Alonso también estuvo allí y con él, el apoyo de la Junta. "Hoy se demuestra la fortaleza de esta provincia y la ofrecemos a todos los que nos quieran visitar. Lo hacemos en este Palacio de Ferias que era también una necesidad para Málaga", dijo tras el tradicional corte de cintas. El delegado del Gobierno andaluz apuntó que el 95% del tejido empresarial de la provincia está formado por pymes. En la feria, aunque hay algunas firmas potentes, buena parte corresponde a esa categoría de pequeña y media empresa.

Guerrero explicó que cuando comenzó hace cinco años, la feria vino a llenar un vacío ya que Málaga llevaba 42 años sin una feria de muestras. El bullicio del día inaugural indicaba que ese hueco había sido cubierto con creces. Según las estimaciones, hasta el domingo por la noche pasarán por el palacio unas 500.000 personas y se cerrarán operaciones comerciales por 24 millones de euros, un 40% más que el año anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de abril de 2003.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50