GUERRA EN IRAK | El futuro del Kurdistán

Frente común de Siria, Irán y Turquía contra un Kurdistán independiente

Los Gobiernos de los tres países temen la fragmentación de Irak tras el fin de la guerra

Los Gobiernos de Siria, Irán y Turquía han empezado a diseñar un frente común para impedir el establecimiento de un Estado del Kurdistán independiente. Los dirigentes de estos tres países temen que, una vez acabe la guerra, podría desmembrarse Irak y proclamarse un Estado kurdo, que pondría en peligro su propia integridad territorial, en la que se encuentra repartida y fuertemente implantada una parte de esta comunidad, cuyo núcleo central -unos cinco millones de kurdos- se halla en el norte iraquí. El Gobierno turco ha asumido la coordinación de este frente.

Más información
Un tanque de EE UU mató a José Couso

La formación de este frente común ha sido encomendada a los ministros de Exteriores de los tres países, que han iniciado una ronda de conversaciones "para coordinar sus esfuerzos y establecer la estrategia común, con la que impedir el fraccionamiento y la división de Irak", según aseguró ayer la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Damasco, Bouzeina Schaban.

Los primeros contactos se iniciaron hace poco menos de una semana, a iniciativa de los Gobiernos de Irán y de Turquía, en los que vive una importante comunidad kurda, formada por entre cinco y siete millones de personas, respectivamente. En el norte de Siria se encuentran otros 1.200.000 ciudadanos kurdos. En el norte de Irak vive el cuarto núcleo de población kurda de la región, con más de cinco millones de habitantes, que gozan, gracias a la protección de Estados Unidos y Reino Unido, de un régimen de autonomía con respecto a Bagdad.

El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, el país que resultaría más afectado por la formación de un Estado kurdo, ha asumido la responsabilidad de coordinar a los miembros de este frente. Tras haber mantenido conversaciones con el ministro iraní de Exteriores, Kamal Jarrazí, tiene previsto reunirse la próxima semana en Damasco con el jefe de la diplomacia siria, Faruk al Shara.

"Siria, Turquía e Irán quieren preservar la unidad e integridad del actual territorio de Irak y están llevando a cabo una serie de conversaciones para coordinarnos. Es muy precipitado hablar de conclusiones; estamos aún trabajando en ello", añadió ayer la portavoz de Exteriores de Damasco.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La formación de este frente común supone la renovación del Pacto de Saadabad, que en 1920 firmaron Turquía, Irak e Irán para luchar contra las "bandas armadas kurdas". Este acuerdo fue reactivado en 1975, cuando el sha de Irán y Sadam Husein decidieron coordinar sus esfuerzos contra los independentistas kurdos, que reivindican desde 1920 el Estado que les fue decidido en el Acuerdo de Sevres.

Amenazas de EE UU

Bouzeina Schaban, traductora oficial al inglés de la obra del fallecido presidente Hafez el Assad y una de las figuras más preeminentes del actual Gobierno sirio, ha multiplicado sus declaraciones a la prensa extranjera en la campaña destinada a explicar a la comunidad internacional la posición de Siria contra la guerra en Irak. Esta operación trata al tiempo de buscar la solidaridad de los medios de comunicación occidentales ante las amenazas de EE UU, que ven en Damasco un aliado del terrorismo internacional y del régimen de Sadam Husein.

"No tenemos ningún problema con Estados Unidos ni ellos con nosotros. El problema es Israel, que difunde cosas que no son verdad, con el objetivo de ver cumplida su agenda", continuó la portavoz de Exteriores, tratando de minimizar las acusaciones del Pentágono y de la Casa Blanca. Recalcó, sin embargo, que a Siria no le dan miedo las amenazas.

Ayer, como si la prensa israelí tratara de añadir más leña al fuego, el periódico Haaretz publicaba una información en la que aseguraba que en los últimos dos años empresarios sirios han venido comprando a Rusia armamento para Irak. Entre estas armas se encontrarían 500 misiles antitanques, de un alcance aproximado de seis kilómetros, que fueron desembarcados en el puerto de Lataquia y transportados hasta la frontera iraquí.

Estudiantes sirias se manifiestan contra EE UU en Damasco.
Estudiantes sirias se manifiestan contra EE UU en Damasco.REUTERS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS