Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AL BORDE DE LA GUERRA | El papel de la ONU

Blix: "No creo que Irak use armas biológicas en caso de que las tenga"

A petición de Francia, Alemania y Rusia, que estarán representados por sus ministros de Exteriores, Hans Blix, el jefe de la agencia de desarme de la ONU (Unmovic), comparecerá hoy ante el Consejo de Seguridad, para hablar de un programa de trabajo que los acontecimientos han vuelto obsoleto. Ante la inminencia de un ataque militar estadounidense, los inspectores abandonaron ayer Irak, después de casi cuatro meses de trabajo. Los últimos momentos de Unmovic recordaron otras imágenes: las de la evacuación de su predecesora, Unscom, en circunstancias muy parecidas, a finales de 1998.

En una breve entrevista a la prensa de Naciones Unidas, Blix no pudo ocultar su decepción: "Pasamos años preparando nuestra misión y tres meses y medio instalándonos. Es un poco estraño que vaya a presentar mi programa de trabajo cuando estoy evacuando a los inspectores".

El personal de la agencia de desarme, 156 personas en total, embarcó en un boeing 727 de Naciones Unidas rumbo a su base de Chipre. Unmovic y el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) fueron avisados por el Departamento de Estado de que la situación en Irak ya no era segura.

"No ha sido razonable cerrar tan pronto la puerta de las inspecciones" dijo Blix, "realmente pensé que era posible completar un proceso de desarme, de lo contrario no hubiera aceptado el puesto (hace tres años). Pensé que haciendo el trabajo de la forma más profesional posible, sin orgullos ni antagonismos, con un comportamiento correcto e independiente, cosa que hemos hecho, conseguiríamos resultados". Refiriéndose a su predecesor, Richard Butler, el responsable de Unscom, el sueco reconoció con amargura. "El no tuvo éxito ni yo tampoco".

Blix aseguró que le parecía improbable que Bagdad usara armas de destrucción masiva durante la guerra. "Nunca han usado armas biológicas en el campo de batalla, químicas sí pero no biológicas. Si las tuvieran, y no estoy diciendo que las tengan, no creo que las utilizasen. En estos momentos la opinión pública piensa que la guerra es prematura, usar estar armas o tomar rehenes alteraría completamente la percepción mundial".

El responsable de Unmovic reconoció que Washington dejó de respaldarle hace más de un mes. "Pienso que el gobierno estadounidense pensó realmente que las inspecciones podían funcionar, el presidente George W. Bush nos invitó a mí y a Mohamed El Baradei (responsable de la OIEA) a la Casa Blanca. Pero otros miembros del gobierno eran muy escépticos y creo que a finales de enero, principios de febrero concluyeron que no valía la pena seguir respaldándolas. (...) Me consuelo pensando que el secretario de Estado Colin Powell me comparó un día a un Volvo sueco, coche que nunca he tenido, para decir que era de fiar".

En 1998, los inspectores de Unscom abandonaron el país pocas horas antes de que EE.UU y el Reino Unido lanzaran la operación "Zorro del Desierto", un bombardeo de 72 horas que aisló aún más al régimen de Sadam Husein y congeló el proceso de desarme durante cuatro años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de marzo de 2003