Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:REVISTA DE PRENSA | AMENAZA DE GUERRA | El debate en la prensa

Azores: "La cumbre del aislamiento"

La cumbre en las islas Azores entre George Bush, Tony Blair y José María Aznar es vista por buena parte de la prensa internacional como "un fracaso" por no haber conseguido su propósito de ganarse el apoyo de Naciones Unidas ni de la opinión pública internacional sobre la estrategia para desarmar Irak. La desilusión asoma a los grandes rotativos por lo poco que ha dado la reunión de los tres dirigentes.

Bajo el título de La cumbre del aislamiento, el International Herald Tribune afirma que la reunión de Azores es el "símbolo del fracaso de la Administración de Bush" en conseguir el apoyo del mundo a su política en Irak. Según el diario, la diplomacia "frecuentemente inepta y errática" de Washington ha hecho que muchos países estén más preocupados por "los motivos de Estados Unidos" para invadir Irak que por las armas de Sadam Husein.

El mismo periódico señala que Bush salió en apoyo de Blair al expresar su decisión de involucrarse en el proceso de paz de Oriente Próximo cuando dijo que presentará a la opinión pública el mapa en el que se traza el Estado palestino. International Herald Tribune insta a Washington a seguir este compromiso.

En la misma línea, The New York Times sostiene que Estados Unidos está "prácticamente aislado" y vuelve a insistir en la posición adoptada el pasado día 9, sobre que Washington no debe ir a la guerra sin el consentimiento de Naciones Unidas. Para el prestigioso periódico norteamericano, el paso dado en las islas Azores "es imprudente", al tiempo que insta a Francia a ir "más allá de la amenaza de veto" en la búsqueda de una solución que permita acabar con la amenaza iraquí.

Por el contrario, The Washington Post afirma que "Bush tiene el derecho de ir hacia delante a pesar de la posición de Francia y de otras naciones", pero indica que debe "ser claro" con el pueblo norteamericano sobre el coste de su política en Oriente Próximo, sobre todo en lo que se refiere a los dólares. Bush "debe decir honestamente a los estadounidenses que el tiempo puede extenderse años y que el coste para EE UU puede ser de cientos de miles de millones, si no billones, de dólares". Según el periódico, el presidente debe pedir a los estadounidenses que acepten los "sacrificios" que las guerras demandan.

El británico The Independent insta a la calma después del "acaloramiento" de las Azones e indica que hay que tener en cuenta que lo que estaba en juego en la base aérea de Lajes no era sólo la cuestión de la paz o la guerra con Irak, sino todo el objetivo de Naciones Unidas y la "utilidad del sistema internacional que ha existido durante cincuenta años".

Para el también británico The Guardian, "se ha hecho realidad la peor pesadilla" de Tony Blair, y tras tachar de "petulante" y "belicoso" el tono empleado por Bush en Azores, afirma que rara vez se ha visto a quienes proponen una guerra "tan ciegos, tan equivocados y tan precipitados".

Invasores y liberadores

A su vez, Le Figaro advierte a Bush que "los estadounidenses no son los primeros invasores que se las dan de liberadores", y le recuerda que ya lo hicieron los británicos en 1918 cuando quisieron "liberar" a Irak del yugo otomano y tuvieron que hacer frente a las revueltas de la década de los veinte. E igual les pasó a los franceses en Siria y Líbano.

De los rotativos de América Latina se desprende el temor a que las andanzas de Washington por Oriente Próximo resulten en un mayor deterioro de la situación económica de ese hemisferio, que "pagará" el precio de la guerra en Irak con una nueva contracción de los indicadores económicos de esos castigados países. Además, indican, Estados Unidos exigirá un mayor posicionamiento a sus supuestos aliados.

En este sentido, el argentino Clarín afirma que "se configura un escenario que no admite políticas de aislamiento y reduce los márgenes de maniobra de los Estados -sobre todo los de menor poder relativo-, al tiempo que obliga a los gobernantes a adoptar comportamientos y actitudes consensuados y mesurados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de marzo de 2003