Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Marías inspira su nueva novela en el primer cine porno

Al escritor Fernando Marías (Bilbao, 1958), ganador del Nadal en 2001 con El niño de los coroneles, le llamó la atención un anuncio en una revista que ofrecía las películas porno que cineastas catalanes dirigieron para disfrute del rey Alfonso XIII. Y, partiendo de esta publicidad, Marías ha vertebrado La mujer de las alas grises (Destino). El escritor y guionista inventó a la actriz Teopista Vega, que, en su imaginación, enamora al monarca con su blanca desnudez. "La mujer de las alas grises es una historia en tono trágico de amores desmedidos, como las novelas del siglo XIX, pero contada por un autor de hoy para un lector del siglo XXI", contaba ayer Marías en Madrid. "Estas películas son muy poco eróticas, casi cómicas, como monigotes en una caja de vudú, más propios de una peli de Charlot", añadió el autor de La luz prodigiosa, novela recientemente llevada al cine.

Mediante la técnica de las cajas chinas, Marías se acerca en La mujer de las alas grises, que es también una mirada al proceso de toda forma de narración y una revisión de la historia del siglo XX, a otras tres mujeres anónimas y valientes que intentaron ser libres en un mundo gobernado por hombres. "Este libro es como un viaje río abajo con distintos afluyentes apasionantes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de marzo de 2003