Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SACUDIDA EN EL SECTOR ENERGÉTICO

Gas Natural lanza una OPA hostil sobre Iberdrola

La operación para crear la tercera empresa energética de Europa cuenta con la oposición de su socio industrial Repsol

La compañía Gas Natural, cuyos principales accionistas son La Caixa y Repsol, lanzó ayer una oferta de compra hostil sobre Iberdrola, la segunda compañía del sector. La OPA, que valora a la eléctrica en 15.384 millones de euros, 17 euros por acción, agitó el sector energético. No se recordaba una operación de tanto calado desde el frustrado intento de fusión Endesa-Iberdrola. La operación fue aprobada por la mayoría del consejo de Gas Natural, con la oposición de cinco de los seis consejeros designados por Repsol. El BBVA y la caja vasca BBK apoyan a la petrolera, que cuestiona el momento elegido para presentar la OPA y su carácter hostil más que la operación en sí misma.

El sector energético fue sacudido ayer por el anuncio de una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) hostil por parte de la compañía gasista Gas Natural (31,5% de La Caixa y 24% de Repsol) sobre Iberdrola, la segunda compañía eléctrica del país. Repsol, respaldado por el BBVA hizo pública su oposición a la OPA, lanzada apenas dos semanas antes de que el Gobierno vasco adjudique la sociedad pública gasista Naturcorp a un comprador que la mayoría identificaba con Iberdrola.

Gas Natural, según explicó ayer en conferencia de prensa el presidente de la compañía, Antoni Brufau, pagará a los accionistas de Iberdrola 340 euros más 29 acciones nuevas por cada 50 de Iberdrola. Es decir, 6,8 euros en metálico más 0,58 acciones de Gas Natural por cada título de Iberdrola. El canje (40% en metálico y 60% en papel), que obligará a Gas Natural a realizar una ampliación de capital de 523 millones de nuevas acciones, supone valorar cada acción de Iberdrola a 17 euros, con una prima del 20% sobre la cotización alcanzada por la eléctrica el viernes.

La oferta valora Iberdrola en 15.384 millones de euros (17 euros por título) y reedita los frustrados intentos de compra de la eléctrica en 1999 y 2000 por Repsol y la propia Gas Natural. La operación, de la que puede surgir la tercera empresa energética de Europa (tras la italiana Enel y la alemana E.on) y quinta del mundo por clientes y capitalización bursátil, se cocinó hasta el último ingrediente el domingo y fue presentada el lunes por sorpresa. Tanta que el presidente de Iberdrola, Íñigo Oriol, de visita en San Millán de la Cogolla (La Rioja), admitió que no estaba al tanto de los detalles.Iberdrola, que reunió a su comité ejecutivo, declinó hacer valoraciones hasta que hoy reúna a su consejo.

La idea de Gas Natural es integrar el negocio del gas, en el que controla más del 70% del mercado, y de la electricidad, donde Iberdrola controla el 40%, para competir con éxito en el mercado nacional e internacional. El gigante, que aprovecharía la posición de Gas Natural en el mercado eléctrico (apenas un 4% de cuota) y de Iberdrola en el mercado del gas (7,2%) tendría un valor de mercado de 20.705 millones de euros y sus activos estarían valorados en 33.301 millones. Dispondría de 24,3 millones de clientes: 13,4 millones en España y 10,9 millones en Latinoamérica.

Repsol, en contra

En esta ocasión, la petrolera que dirige Alfonso Cortina se ha opuesto formalmente a la operación, cuyo fondo sin embargo no cuestiona, por considerar que ni es el momento ideal, ni el procedimiento ha sido el más adecuado ya que ni siquiera se ha intentado el acuerdo amistoso. De los seis consejeros propuestos por Repsol en el consejo de Gas Natural, cinco votaron en contra de la operación. En el frente Repsol falló el voto del consejero delegado José Luis López de Silanes, que dio la mayoría al frente de La Caixa.

La OPA, por el 100% del capital de Iberdrola, estará vigente durante un mes y está condicionada a que acuda un 75% del capital. El BBVA, que controla más del 8% de Repsol y por encima del 9% de Iberdrola, hizo público ayer su posición contraria de la petrolera. Similar posición mantendrá la BBK, que controla el 7,5% de la eléctrica. Es decir, entre los dos suman el 16,5%, por lo que Iberdrola necesitaría el apoyo de otros accionistas para alcanzar el 25% preciso para bloquear la OPA.

La oferta será financiada por La Caixa, Goldman Sachs (asesor de la operación) y Societé Générale. De la dimensión de la operación da idea un solo dato: el 40% de desembolso en metálico que ofrece Gas Natural a los accionistas de Iberdrola en su oferta asciende a 6.000 millones de euros.

Brufau destacó ayer la sobrada capacidad de endeudamiento que tiene Gas Natural (su endeudamiento es de sólo 1.600 millones) para hacer frente a la operación. El plan de Gas Natural, que descarta cualquier posible recorte de empleo por la integración, contempla, asimismo, desinversiones de activos por importe de 5.000 millones de euros hasta 2006; reducción de las inversiones conjuntas Iberdrola-Gas Natural de 4.000 millones (pasarían de 14.000 millones a 10.000) y una generación de cash flow (beneficios más amortizaciones) de 7.800 millones hasta 2006.

Con esas armas, Brufau encara la batalla con optimismo, pero con prudencia. La misma prudencia que ha llevado a plantear que, si la OPA tiene éxito, la nueva Gas Natural-Iberdrola tendrá tres sedes: Generación Eléctrica en Bilbao, Gas en Madrid y el holding encargado de la gestión de las redes en Barcelona.

Empresa española

Será una instalación societaria "compleja" para una empresa "española con voluntad transnacional", según la definió Brufau, quien destacó que, en contra del planteamiento de fusión Endesa-Iberdrola, frustrado hace dos años, la fusión Gas Natural-Iberdrola no amenaza la competencia. Su planteamiento es sencillo: la fusión apenas copa más mercado ni en el sector eléctrico ni en el sector del gas, ya que ambas empresas controlan porcentajes mínimos en los sectores en los que tratan de entrar.

Brufau, en una apresurada conferencia de prensa celebrada en la tarde de ayer en Madrid, trató de suavizar el carácter hostil de la OPA contra Iberdrola con guiños hacia los responsables de la eléctrica. Según dijo Brufau, Gas Natural plantea una "operación entre iguales" en la que sus protagonistas tendrán "el mismo protagonismo que tenían [en sus empresas] y a buen entendedor...". De la OPA saldrá una nueva compañía que será dirigida "por presidente o presidentes y por uno o dos consejeros delegados" aclaró. En suma, en un mensaje para los primeros espadas de Iberdrola, Brufau dio a entender que la composición de la cúpula de la nueva sociedad no tiene por qué convertirse en una batalla con víctimas y todos pueden tener acomodo en el proyecto.

Brufau justificó la sorpresa con la que se ha lanzado la OPA en que una operación así "es difícil de lanzar si se ha consensuado con mucha gente". El presidente de Gas Natural restó importancia al voto en contra de los consejeros designados por Repsol en la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de marzo de 2003