Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gas Natural retira la OPA sobre Iberdrola y critica la decisión de la CNE

El Consejo de Administración de la empresa gasística considera que existen argumentos para discrepar de la resolución de la CNE

El presidente de Gas Natural SDG, Antoni Brufau, ha anunciado hoy que el Consejo de Administración ha decidido retirar la OPA sobre Iberdrola tras la resolución de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) contraria a dicha operación. Según Brufau, la empresa ve "con consternación" el resultado de la resolución de la CNE y "aunque respetan la decisión, el Consejo de Administración de Gas Natural consideró por unanimidad que existen aspectos fundados para discrepar de la resolución".

Por otro lado, Gas Natural SDG ha encomendado a los servicios jurídicos de la empresa que comuniquen a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la desestimación en la continuidad de la OPA. Brufau ha añazdido que no siguen adelante porque ello podría llevar a un calendario incierto, lo que es incompatible con la buena marcha de esta operación.

El pasado 10 de marzo Gas Natural lanzó una OPA sobre el 100% de Iberdrola y ofreció 6,80 euros más 0,58 acciones propias por cada título de la eléctrica vasca, valorando por tanto cada acción en 17,01 euros.

Esta operación contó con la discrepancia de los consejeros de Repsol YPF, que dispone de un 24% de Gas Natural, frente al resto de accionistas, sobre todo La Caixa, con un 31,1% de las participaciones. Repsol obtuvo el apoyo de BBVA, segundo principal accionista de Repsol y también dueño de una participación significativa en Iberdrola. Precisamente Iberdrola calificó la OPA de hostil.

El pasado 10 de marzo Gas Natural lanzó una OPA sobre el 100% de Iberdrola y ofreció 6,80 euros más 0,58 acciones propias por cada título de la eléctrica vasca, valorando por tanto cada acción en 17,01 euros. Sin embargo, el 30 de abril la CNE abortó la OPA lanzada por Gas Natural por Iberdrola, decisión que desató una fuerte polémica y que la Generalitat consideró "política". La CNE consideró que la operación pone en peligro las inversiones previstas en las actividades reguladas del sector energético.