Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SACUDIDA EN EL SECTOR ENERGÉTICO

Antoni Brufau anunció el lanzamiento de la oferta a Alfonso Cortina durante la jornada del domingo

Antoni Brufau, presidente de Gas Natural desde julio de 1997, cuando sustituyó a Pere Duran Farell, tuvo una intensa jornada de domingo. Durante la semana pasada preparó, en colaboración con Goldman Sachs y en el máximo sigilo, los detalles de la OPA hostil de Gas Natural sobre Iberdrola.

A primera hora de la tarde, Brufau telefoneó a Alfonso Cortina,presidente de Repsol YPF, para anunciarle los planes de Gas Natural y pedirle su apoyo a la operación. Cortina acordó responderle en unas horas.

En ese tiempo, habló con Francisco González, presidente del BBVA, así como con algunos miembros del Gobierno. Las impresiones que recibió Cortina de sus interlocutores fueron coincidentes. "No es el momento ni la forma adecuada para plantear una operación de estas dimensiones", le comentaron. Con esta situación, Repsol no podía apoyar una OPA hostil sobre Iberdrola, capitaneada por Gas Natural.

Durante la tarde se produjeron nuevas conversaciones entre la petrolera y la sociedad gasista. Nada frenó a Brufau, convencido del éxito de la OPA. Ni siquiera el anuncio de un consejo dividido, como se confirmó ayer. Para él era suficiente el apoyo incondicional de La Caixa, personalizado en Josep Vilarasau, presidente saliente de la entidad, así como el de Ricard Fornesa, su sustituto. Si la operación triunfa, será un broche de oro a la gestión de Vilarasau, pero si fracasa, puede emborronarle la retirada, así como el aterrizaje de Fornesa al frente de la entidad de ahorro catalana.

Mientras tanto, entre los ejecutivos de Iberdrola, el fin de semana fue tranquilo. Tanto es así que el consejero delegado, Ignacio Sánchez Galán, ayer estaba en el aeropuerto de Barajas, a punto de tomar un avión rumbo a Londres para explicar los resultados de 2002 a los analistas, cuando se enteró de la noticia. Sánchez Galán volvió apresuradamente a las oficinas de Madrid, a la vez que convocaba con urgencia a la comisión ejecutiva del consejo. José Sainz, director financiero, estaba en San Francisco (EE UU), para reunirse con los expertos del mercado.

A pesar de las prisas, la ejecutiva no se celebró hasta ayer por la tarde, ya que el presidente de Iberdrola, Íñigo de Oriol, estuvo hasta media mañana en el municipio riojano de San Millán de la Cogolla, donde Iberdrola ha financiado varias restauraciones.

Oriol dijo que sólo sabía que "la CNMV ha suspendido nuestra cotización" al conocerse la OPA y parafraseó a Santa Teresa al decir que "no hay que pensar en el mañana porque cada día tiene su problema e, incluso, en el mundo moderno cada hora tiene su afán", recordando una de las frases favoritas de Emilio Botín, presidente del SCH.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de marzo de 2003