Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | La postura de EE UU

Siria pide que ningún país árabe colabore con Washington

Siria presentó ayer en la reunión de ministros de Exteriores de la Liga Árabe, que se celebró en El Cairo, una propuesta para que ninguno de sus 22 países miembros "preste ayuda o asistencia a un ataque contra un país árabe de la región". La propuesta, que seguía siendo discutida anoche con gran vehemencia y paralizaba la convocatoria de una cumbre urgente de jefes de Estado de la Liga Árabe, iba dirigida a países como Kuwait, Qatar y Arabia Saudí, que, aunque sin mucho entusiasmo, sirven ya de base de las tropas y las armas de EE UU que podrían desencadenar un ataque contra Irak.

Estos tres ricos países petroleros del Golfo se negaban en rotundo a que la celebración de la cumbre tuviera como condición previa la aprobación de la propuesta siria. La posición de Kuwait y Arabia Saudí es muy delicada. Ni uno ni otro país son felices con la guerra contra Irak. No consideran que Sadam represente una amenaza para sus intereses y temen que la posible operación bélica desencadene entre sus poblaciones sentimientos de protesta que debiliten los regímenes en el poder. Se da la paradoja de que Arabia Saudí restableció hace unas semanas las relaciones telefónicas con Irak, rotas en 1990 tras la invasión de Kuwait. Y en ese país hay una creciente oposición a la presencia permanente de tropas estadounidenses, el motivo que llevó a Bin Laden a enemistarse con EE UU.

Los kuwaitíes, por su parte, odian a Sadam, que les invadió, pero no por ello son muy proamericanos. Una reciente encuesta reveló que Bin Laden es muy popular en Kuwait. En cuanto a Qatar es la sede de Al Yazira, en la que se expresan libremente las voces árabes más críticas con EE UU. Y sin embargo, las autoridades de esos tres países están cooperando con Washington. Ninguno de los jeques y emires en el poder osa enfrentarse a sus protectores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de marzo de 2003