Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miralda tendrá un museo sobre la comida en Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona ha cedido a la asociación Food Culture Museum (Museo de la Cultura Alimentaria), creada por el artista Antoni Miralda (Terrassa, 1942), la antigua Casa de la Prensa de la Exposición Universal de Barcelona de 1929, que tuvo lugar en la montaña de Montjuïc. Se trata de un edificio de estilo neomudéjar, obra del arquitecto Pedro Domènech Roura -hijo de uno de los grandes del modernismo, Lluís Domenèch i Montaner- situado en la esquina de la avenida de Rius i Taulet con la de la Guardia Urbana. El lugar ha permanecido abandonado durante muchos años, pese a su excelente ubicación y su sorprendente arquitectura.

El propio Miralda y el alcalde de Barcelona, Joan Clos, presentaron ayer el proyecto de este nuevo museo -que viene a sumarse a la ya amplia oferta cultural de Montjuïc-, bautizado como Centro Internacional de la Cultura de la Comida, que pretende convertirse en una referencia internacional en el campo de los alimentos y la nutrición, no sólo en los aspectos productivos y gastronómicos, sino también a través de una lectura antropológica.

Miralda pretende mostrar la comida y la acción de alimentarse como "un hecho cultural humanista, tan contemporáneo como ancestral". El nuevo museo realizará una actividad permanente y acogerá exposiciones, actividades pedagógicas, debates sobre alimentación, supervivencia y sus vínculos con el arte, la ciencia, la gastronomía y el pensamiento.

Miralda, que vive a caballo entre Barcelona y Miami, lleva trabajando sobre la comida y todo lo que rodea la función de alimentarse casi desde que se inició en la práctica artística, caracterizada, entre otras muchas cosas, por la gran envergadura de buena parte de sus proyectos, que sólo son posibles sumando el trabajo colectivo de mucha gente.

El museo pretende disponer de una biblioteca especializada y, por supuesto, de un restaurante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de febrero de 2003