Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Aulas | Inseguridad escolar

Padres de alumnos de varios centros de Huelva exigen más seguridad al Ayuntamiento

Las Apas denuncian la falta de vigilancia policial pese a los continuos actos vandálicos

Varios centros escolares de Huelva capital han denunciado la falta de seguridad que se vive en sus alrededores. Este mes han sido varios los actos vandálicos que se han registrado a la puerta de dos institutos sin que el Ayuntamiento onubense haya dispuesto las medidas de vigilancia que exigen los padres de los alumnos.

El Instituto de Enseñanza Secundaria La Orden, ubicado en una barriada de la periferia de Huelva capital, siempre se ha caracterizado por ser uno de los mejores centros docentes del entorno, según los vecinos. Este instituto potencia las actividades deportivas y las que fomentan valores como la solidaridad y la convivencia pacífica. Del instituto La Orden han salido alumnos brillantes. Algunos han obtenido el primer premio de badmintón en competiciones nacionales. El propio centro ha recibido elogios en varias ocasiones por su labor de integración del colectivo inmigrante. Pero desde hace algunos años, dado el creciente clima de inseguridad ciudadana en el que está sumida la ciudad, este centro escolar, junto a otros del entorno, como La Marisma o La Ría, se han convertido en el objetivo recurrente de las bandas de delincuentes callejeros.

El pasado 4 de febrero, un grupo de jóvenes, de entre 12 y 20 años, dispararon con una escopeta de aire comprimido contra los alumnos que disfrutaban del recreo. Algunos jóvenes sufrieron heridas leves. Hubo profesores a los que esos desconocidos apuntaron directamente. Al día siguiente, en un centro escolar cercano, también un grupo de jóvenes ajenos al centro hirieron al conserje después de que éste se negase a abrirles la puerta del centro. La directora del instituto La Orden, Manuela Parralo, explicaba ayer la situación que padece su centro. "Este clima de inseguridad se veía venir desde hace tiempo. Este centro ha sido objeto de apedreamientos, y también se ha amenazado a los estudiantes y se les ha insultado a la salida del colegio", aseguraba la directora.

Sin escolarizar

Manuela Parralo matizó que los actos vandálicos suelen ser perpretados por bandas de jóvenes que no estudian en el instituto y por personas que proceden de barriadas marginales de Huelva, como El Torrejón. "La convivencia escolar en nuestros centros es pacífica. Los alumnos proceden de familias trabajadores, modestas, gente honrada, que madruga mucho. Las agresiones se producen desde fuera del centro. Las realizan una serie de menores, en su mayoría, que deberían estar escolarizados y que sin embargo, están ociosos en la calle, sin rumbo", denuncia Manuela Parralo.

La directora lleva 20 años trabajando en este centro y conoce en profundidad la barriada. "Es una zona normal, de gente humilde, pero desde hace unos cuatro o cinco años se ha notado el deterioro que ha experimentado este barrio. El clima de inseguridad ciudadana es palpable. Necesitamos más efectivos policiales. Ha habido alumnos que han sido atracados a punta de navaja a la salida del centro", señala. "Recientemente una banda de menores lanzaron cócteles molotov, hechos en casa, que pudieron haber provocado consecuencias lamentables", añade la directora.

Tras el incidente ocurrido a principios de febrero, cuando un grupo de alumnos fue atacado por una banda de menores armados con escopetas de aire comprimido en este centro, la directora interpuso una denuncia en la comisaría. También comunicó el incidente al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Huelva (PP), a fin de que tomaran cartas en el asunto. Por su parte, la asociación de padres de alumnos del instituto La Orden concertaron una reunión con el concejal de Seguridad Ciudadana, José Luis Gallardo, encuentro que, aseguran, no ha dado ningún resultado.

"El concejal de Seguridad se comprometió a que nos enviaría refuerzos policiales. Los habíamos solicitado desde bastante antes de que ocurrieran esos incidentes, porque raro era el día en que no ocurría algo grave. Hay bandas juveniles que se dedican a insultar a nuestros hijos, a amenazarlos e incluso a lanzarles piedras. Han pasado dos meses y ese edil no ha cumplido con nada de lo prometido", explicaba ayer Francisco Carrasco, miembro de la asociación de padres de alumnos y del consejo escolar del instituto La Orden. Carrasco lamentó que, pasados dos meses, ningún concejal del Ayuntamiento onubense se haya interesado por el problema. "Piensas que dejas a tus hijos en un lugar seguro y que su integridad no peligra. Y el día menos esperado te encuentras con la noticia de que a tu hijo le han acertado con una piedra en la cabeza. No hay derecho", afirma Carrasco. "La única respuesta que nos dan es que no hay suficientes efectivos policiales. Deberían buscar una solución", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 2003