CATÁSTROFE ECOLÓGICA | Las protestas ciudadanas

Decenas de miles de personas claman por un mar limpio y un planeta en paz en A Coruña

Los manifestantes convocados por Nunca Máis demandan de nuevo dimisiones por el 'Prestige'

Decenas de miles de personas participaron ayer en una manifestación convocada por la plataforma Nunca Máis en A Coruña, bajo el lema "Salvemos el mar, o sólo nos queda la maleta", en alusión a la emigración. Los manifestantes, que en su mayoría acudieron provistos de maletas de fabricación propia, corearon consignas relacionadas con el desastre ecológico, como la demanda de responsabilidades políticas, la solución para el petrolero hundido Prestige o la regeneración ambiental y económica de la costa, pero también lemas contra la guerra y contra ETA.

Más información
Las flotas vasca y cántabra retiran del mar otras 715 toneladas de fuel
1.087 personas han sido atendidas tras trabajar en la recogida de fuel
Nunca Máis fleta más de 1.200 autocares para la manifestación de mañana en Madrid

Los convocantes estimaron la asistencia en 200.000 personas, que la policía local rebajó a 20.500 sin indicar tampoco el sistema de cálculo. "Ya estamos otra vez con las manchas dispersas'", ironizó desde el palco el portavoz de Nunca Máis en A Coruña, el músico y escritor Xurxo Souto. Lo cierto es que media hora antes de la hora fijada, los alrededores de la Casa del Mar estaban ya abarrotados. La cabecera de la manifestación se tuvo que abrir paso a duras penas entre la marea humana, que llenó los dos kilómetros y medio de recorrido hasta la plaza de María Pita. Aunque en principio la policía local había cortado sólo los carriles de entrada a la ciudad, el gentío ocupó también los de salida.

En la concentración participaron el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, y la plana mayor del BNG, encabezados por el portavoz nacional, Xosé Manuel Beiras, el coordinador Anxo Quintana, el portavoz en el Congreso Francisco Rodríguez y el eurodiputado Camilo Nogueira. "Frente al intento propagandístico del PP de decretar que la situación está normalizada, sigue habiendo contaminación y un barco al que no se le ha dado una solución todavía", aseguró Llamazares. Beiras señaló que la movilización combinaba la respuesta a "dos caras de una misma moneda: la tragedia del Prestige y la otra cara de la globalización que es el belicismo de Bush y la guerra de Irak".

El secretario general del PSdG-PSOE, Emilio Pérez Touriño, no pudo asistir por cuestiones familiares, pero participaron diputados autonómicos, como Francisco Cerviño y también miembros del Gobierno local socialista. Entre los asistentes había también algún alto cargo de organismos de la administración autonómica.

El acto final en la plaza de María Pita comenzó cuando la cola de la manifestación estaba a mitad del recorrido. En el palco tras una pancarta que sostenían ciudadanos anónimos, el poeta Manuel María leyó unos versos alusivos a "la crónica cierta del desprestigio" en los que aseguraba que "el mar está aniquilado por un capitalismo puerco y servil".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"El cormorán de la dignidad"

El escritor Manuel Rivas dijo: "Hemos rescatado del chapapote aves petroleadas, pero también el alcatraz de la libertad y el cormorán de la dignidad". En consonancia con el lema de la manifestación, Rivas leyó del Sempre en Galiza, de Castelao: "Nacer, vivir y morir en la misma tierra es la felicidad máxima, pero si en esa tierra hay libertad y justicia, porque si no, es estar desterrados en la propia patria".

Torcuato Teixeira, patrón mayor de la cofradía de A Coruña ("la heredera del Gremio de Mareantes que fundó esta ciudad") y Xosé Roca, vicepatrón de la de Sada, leyeron después un manifiesto en el que solicitaban dimisiones políticas "por higiene democrática", el cese de la "censura a la información y a las comisiones de investigación", la limpieza completa de la costa y un plan de regeneración ambiental y económica. Los representantes de los marineros finalizaron dando gracias a los ciudadanos: "Ellos sí escucharon nuestro SOS, mientras las autoridades estaban cazando". También intervino Benoit Bonel, del colectivo Anti Marea Negra de Bretaña, para recalcar que "el Prestige o el Erika no son catástrofes naturales, son atentados terroristas del capitalismo más voraz".

Souto cerró el acto desgranando en una letanía los nombres de los mares de Galicia y los de Asturias, Cantabria, Euskadi y Francia, mientras la multitud coreaba "vida", al tiempo que pedía que los concentrados levantasen las maletas y bajasen las banderas. Millares de maletas quedaron después formando las letras de Nunca Máis en la dársena del puerto, de donde partieron cientos de miles de emigrantes el siglo pasado.

Manifestantes en A Coruña portan maletas alusivas a la emigración y muñecos de Manuel Fraga y José María Aznar ayer.
Manifestantes en A Coruña portan maletas alusivas a la emigración y muñecos de Manuel Fraga y José María Aznar ayer.CARMEN VALIÑO

Vázquez, "alcalde del PP"

Los coruñeses se desayunaron ayer con una declaraciones de Manuel Fraga en el diario La Opinión: "Protestar lo hemos hecho todos.. pero esas cosas fracasan siempre y terminan en el estrépito del ridículo más espantoso". Los manifestantes, desde los que portaban piercings a las señoras que llevaban la pegatina de Nunca Máis en el abrigo de pieles, están acostumbrados a que las convocatorias de Nunca Máis tengan mas bien "mucha energía, mucho humor negro" como las definió ayer en el seno de la concentración el portavoz del BNG, Xosé Manuel Beiras.Ayer, además del peculiar despliegue de maletas, la marcha la encabezaba un carromato en el que dos cabezudos de Aznar y Fraga parecían ir de mudanza, con unos altavoces que sampleaban "España va bien" con fragmentos de Chiquito de la Calzada y cuñas radiofónicas. Detrás, unos malabaristas y una coral femenina, en traje de actuación, pero con letras adaptadas. Una pareja de conocidos actores, ataviados como pordioseros, aullaban: "Salvemos el mar, o tendremos que mendigar".La consigna más coreada suele ser "¿la culpa de quién es? / ¡de los que votan al PP!", que se preguntan y contestan grupos de manifestantes. Ayer la respuesta tenía una adaptación local: "De los que votan a Vázquez", en alusión al alcalde coruñés. De hecho, el grito de guerra al entrar en María Pita, sede del Ayuntamiento, fue "¿dónde está, que no se ve, el alcalde del PP?". El recorrido también prodigó la diversidad de lemas. Ante la Delegación del Gobierno hubo coros de "Aquí está la cueva de Alí Babá" y "Plan Galicia 2003, una odisea en el espacio".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS