Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

Daniel Gavela propone una "segunda transición" en el periodismo español

El director general de la SER inaugura la 17ª edición del 'master' UAM-EL PAÍS

"En el periodismo sólo hay vida lejos del poder", y la batalla para recuperar la dignidad de la profesión "consiste simple y llanamente en evitar que la propaganda aplaste la realidad". El director general de la cadena SER, Daniel Gavela, reflexionó ayer, durante la inauguración del master de periodismo que imparten la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS, sobre la misión de los profesionales de los medios de comunicación, y lanzó el reto de elaborar un amplio pacto, "una segunda transición", que salvaguarde la independencia de la prensa.

Daniel Gavela fue presentado por el consejero delegado del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián, que defendió la figura del "periodista clásico", donde cuenta más escribir bien que escribir mucho. En su opinión, Gavela ilustra atinadamente la frase "periodismo es periodismo", trasposición de la famosa sentencia de Bujadin Boskov "fútbol es fúbtol".

Tomando el testigo, el directivo de la cadena SER desveló lo que oculta tal afirmación: "Periodismo es periodismo quiere decir que no es política, aunque trate de ella; no es exactamente un negocio, aunque se ejerza en el seno de empresas con ánimo de lucro; no es deporte, aunque se ejecute en una carrera contra el tiempo; no es espectáculo, aunque demasiadas veces se contamine de él; no es publicidad, aunque viva de ella; no es literatura, aunque se afirme en el buen manejo de la escritura y la palabra".

Gavela ahondó en las mutaciones de la profesión y en el papel que desempeñó EL PAÍS durante la transición, marcado por su decidida defensa de la Constitución "en un tiempo en el que, unos por golpistas y otros con la excusa de frenarlos, se conspiraba un día sí y otro también contra las libertades". Tras destacar el "modelo intervencionista" implantado desde el poder político desde la llegada del PP al Gobierno, aseguró que "entre la mediatización y el pánico, el periodismo se ha deslizado hacia el encefalograma plano, a la altura de lo que los jefes de prensa esperan de él". "Es como si en la plaza mandara el toro", ironizó.

Gavela repasó el comportamiento de los medios en la crisis del Prestige. "La maquinaria de propaganda está tan engrasada y tan acreditada por el uso que acaba de intentar el más difícil todavía en su juego con los medios: que no hablen del Prestige, salvo que sea para referirse a Galicia máis que nunca". Ante este peligro, animó a las empresas y a los profesionales a reflexionar sobre la cobertura mediática de la catástrofe ecológica. Aseguró que, al final, los periodistas han sido vituperados por los marineros a pie de playa por su silencio cómplice, si bien subrayó que la gente premia "al buen periodismo" y en muchas ocasiones le paga con información. Por contraposición, dijo que el poder es desagradecido e insaciable en los elogios.

Para el director general de la SER, los periodistas sólo tienen dos opciones: conformarse o empujar en la dirección correcta no haciendo política, sino limitándose a informar sin cortapisas. Y para evitar la tentación de los poderes públicos a manipular los medios y poner en riesgo su independencia, abogó por un pacto de amplio alcance "que merecería ser bautizado como la segunda transición" y contribuiría a la calidad de la democracia.

También tuvo palabras de ánimo para los nuevos profesionales. Con un "Bienvenidos al periodismo: hay mucho tajo", les recomendó que no se dejen paralizar por el miedo, porque "las noticias nunca piden permiso y nunca son un problema, aunque los creen". "En el periodismo", continuó, "sólo hay vida lejos del poder, y en su trato conviene tener muy presente el cuento de Cenicienta: se va en carroza tirada por caballos, pero cuando son las 12 aquí siempre se vuelve sentado en una calabaza".

Aseguró que éste es un oficio para "atrevidos", en el que hay que "cribar" los contenidos en función del interés público y sabiendo que en la apuesta un medio se juega la credibilidad. Recogiendo la frase de Eugenio Scalfari, director del diario italiano La Repubblica, aseveró: "Los periodistas son gente que le dice a la gente lo que le pasa a la gente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003