Duros combates entre EE UU y rebeldes en el sur de Afganistán

Soldados estadounidenses y afganos combatían ayer contra un numeroso grupo de rebeldes en las montañas del sur de Afganistán, en la mayor batalla librada en este país desde hace casi un año. El coronel Roger King, portavoz militar estadounidense, declaró que al menos 18 guerrilleros leales al comandante renegado Gulbuddin Hekmatyar han muerto en los combates. Se trata, según King, del mayor grupo de combatientes al que las tropas norteamericanas hacen frente desde la Operación Anaconda, efectuada en marzo pasado en el este de Afganistán.

Los ataques contra las fuerzas estadounidenses destinadas en este país han aumentado a medida que Washington desviaba su atención hacia Irak, lo que indica que 14 meses después de derribar al régimen de los talibanes, EE UU no ha logrado acabar con las milicias integristas y sus aliados.

Más información

King explicó que aviones B-1 y AC-130, y helicópteros Apache estadounidenses, junto con cazabombarderos F-16 aliados, atacaron posiciones enemigas durante 12 horas en una cadena montañosa cercana a la frontera con Pakistán. Según King, los aviones han lanzado 19 bombas de una tonelada sobre una zona de cuevas en las remotas montañas. "Hubo continuos intercambios de fuego con los AC-130 y los AH-64 Apache", dijo. El Gobierno de Noruega confirmó que, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, su aviación lanzó bombas en una batalla.

Los habitantes de la localidad fronteriza de Spin Boldak se subieron a los tejados para observar las llamas y el humo procedentes de la montaña Adi Ghar, situada a unos 23 kilómetros al norte.

King dijo que las fuerzas estadounidenses todavía intentaban ayer establecer el número de rebeldes que había en la zona. "Es sin duda la mayor concentración de fuerzas enemigas desde la Operación Anaconda", dijo King en la base de Bagram, cuartel general de las tropas de EE UU en Afganistán. La Operación Anaconda es hasta el momento la mayor ofensiva terrestre de EE UU en la guerra de Afganistán. Unos 1.500 soldados norteamericanos intentaron desmantelar varios focos de resistencia de Al Qaeda y talibanes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 28 de enero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50