Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DAVID TRIMBLE | Líder unionista

"La violencia se ha reducido en el Ulster, pero la paz tardará"

Irlanda del Norte se ha convertido en un laboratorio en lo que a vías negociadas a la paz se refiere. En el Ulster, el diálogo goza de una mala salud de hierro. Con la autonomía en suspenso, por cuarta vez desde los acuerdos de Viernes Santo, de 1998, un seminario organizado por la Fundación Jaume Bofill sentó ayer en Barcelona alrededor de la mesa a republicanos, unionistas y socialdemocrátas. David Trimble, primer ministro y líder del Partido de los Unionistas del Ulster, entre ellos. El primer ministro de Irlanda del Norte manifiesta que hay muchas cosas en el aire en Irlanda del Norte, pero que espera que en "cuatro o cinco semanas la suspensión de la autonomía toque a su fin".

"Es necesario que los republicanos hagan gestos para restablecer la confianza"

Un primer paso será la entrevista que pasado mañana celebrarán los primeros ministros del Reino Unido, Tony Blair, y de Irlanda, Bertie Ahern. "Esta reunión servirá para sentar las bases a fin de encontrar una solución al problema de desconfianza mutua que obligó a suspender indefinidamente las instituciones autónomas de Belfast", agrega Trimble.

"Creo que la suspensión se retirará porque sería una pena que todos los esfuerzos realizados hasta ahora no sirviesen de nada y para ello es necesario que los republicanos hagan gestos concretos", agrega, "para restablecer la confianza".

Uno de esos gestos -según los observadores políticos- sería el reconocimiento por parte del Sinn Fein de la polícia desplegada en Irlanda del Norte desde hace meses y en la que los republicanos se niegan a implicarse.

"Durante meses tuve el convencimiento de que la posición de rechazo hacia la nueva policía por parte de los republicanos había sido táctica y ahora no dejaría de sorprenderme que la reconocieran y al mismo tiempo siguiera existiendo el IRA como una organización subterránea, clandestina", subraya. Con todo, el primer ministro opina que "en los proximos días habrá una señal."

"Y desde el punto de vista de la comunidad unionista queremos ver cómo ese primer peldaño se aplica, qué garantías se dan... porque no hay que olvidar que una de las razones de la crisis política que tenemos es que ellos [el IRA] se comprometieron al desarme completo. Y hay que ver cómo se avanza en esa dirección", afirma el primer ministro.

Con la crisis resuelta y las próximas elecciones celebrándose en la fecha prevista, Trimble no teme perder terreno ante los extremistas protestantes de Ian Paisley, del Partido Democrático Unionista. "Mucha gente lo dice, pero en las encuestas mi partido va por delante del de Paisley ".

El futuro de Irlanda del Norte, con sus luces y sombras, no pinta demasiado pesimista para Trimble. Entre las sombras figura el caso de espionaje político por parte del Sinn Fein y la detención y procesamiento de tres miembros del colectivo republicano en Colombia, en la zona controlada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Entre las luces, el esperado fin de toda violencia. "De momento se ha reducido la violencia y soy consciente de que la solución tardará en llegar, pero la paz llegará especialmente si se dan los movimientos necesarios de los republicanos en los proximos días, meses, semanas y acabe con el desarme de los republinos como eslabón final".

El primer ministro irlandés se resiste a referirse a la situación en el País Vasco. Pero al final entra en el tema. "Es poco realista plantearse el diálogo sin un alto el fuego y mi opinión es que la violencia lo hace todo peor", afirma. El modelo de Irlanda del Norte "no es exportable al País Vasco" aunque supone "un reto para todos los que están en el proceso de pacificación del País Vasco, porque evidencia que es posible".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de enero de 2003