El 'museo imaginario' de Max Aub evoca el universo artístico y vital del escritor del exilio

El Museo de Bellas Artes de Valencia inaugura la primera exposición del centenario

Max Aub visitó en 1969 su estimado Museo de Bellas Artes de Valencia, tras años de exilio. Ahora, la pinacoteca que el propio escritor consideraba la segunda de España acoge la exposició El universo de Max, que recorre la trayectoria vital y artística del gran escritor a través de 200 obras, que incluyen desde cuadros y esculturas de Picasso, Siqueiros o Rivera a piezas del alter ego de Aub, Jusep Torres Campalans, pasando por fotografías, cartas y libros. Con esta exposición arranca el programa nacional de celebración del Año Max Aub en su ciudad de adopción.

"El hombre sin los demás no es nada (...) lo que cuenta es lo que nos une: la solidaridad". Elena Aub, hija del autor de la La gallina ciega y presidenta de la Fundación Max Aub de Segorbe, recordó estas palabras de su padre socialista en la presentación de la exposición que "sería para Max, que tantas dudas tuvo sobre el aprecio de los demás, uno de los momentos más felices de su vida".

No en vano, la muestra, comisariada por Manuel García, reúne obras de artistas y escritores, muchos de ellos amigos del propio Aub (París, 1903-Ciudad de México, 1972), que han marcado en gran medida el discurrir artístico del pasado siglo, como Pablo Picasso, Luis Buñuel, André Breton, Luis Cernuda, Josep Renau, Joan Miró, o André Malreaux. De Picasso se exhiben por primera vez en Valencia algunos bocetos del Guernica, además de un Busto de mujer, que también se exhibió en el Pabellón Español de París de 1937 a cuya creación tanto contribuyó Aub como agregado cultural de la embajada de la República. "Yo estuve allí [en el pabellón de París] y aún recuerdo la fuente de Calder. Claro que yo era una enchufada", rememoró Elena Aub mientras miraba la escultura cedida por el Museo Picasso de París en compañía de su hermana María Luisa.

Manuel García ha concebido la exposición como una aproximación al polifacético escritor, que fue también crítico de arte, pintor, guionista y autor teatral atendiendo a tres dimenciones diferentes: por un lado, se ha recreado un museo imaginario del autor, con obras que él mimo vio o pudo ver o que fueron creadas por artistas característicos de las ciudades en que vivió; por otro, se repasan sus actividades en el mundo del cine, la radio o el teatro, y por último, se muestra la iconografía de su vida y obra.

Destaca la sala dedicada a los muralistas mexicanos, con obras de primer orden de Orozco, Siqueiros y Rivera, cedidas por museos mexicanos, que se han mostrado muy generosos en sus préstamos.

La exposición se puede ver en Valencia hasta el 30 de marzo y luego itinerará primero a Madrid y, probablemente, después a México y París. En la presentación de la misma tuvo especial protagonismo el consejero de Cultura, Manuel Tarancón, quien recordó cómo el profesor Joan Oleza le dio a conocer la "magnífica" obra literaria de Aub en 1996, y cómo se inició posteriormente su publicación completa siendo él presidente de la Diputación. También destacó que la Generalitat ha incluido la literatura del exilio valenciano (Aub, Gil-Albert, Gaos...) en el currículo de Secundaria y Bachillerato.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La familia del escritor agradeció el apoyo de las instituciones autonómicas y nacionales en la recuperación de Aub. El director de la Fundación, Miguel Ángel González, repasó el grueso programa de actividades del Año Max Aub que conmemora el centenario de su nacimiento.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS