Reportaje:

Un paraninfo bajo tierra

La UPNA construirá la instalación que Sáenz de Oiza diseño hace más de 10 años para su campus

El Consejo Social de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) ha decidido finalmente construir el paraninfo subterráneo que hace más de una década diseñó Francisco Javier Sáenz de Oiza para el campus de la universidad en Pamplona. El arquitecto navarro, fallecido en julio de 2000, incluyó esa construcción en su proyecto original, pero sólo ahora el órgano académico ha decidido aprobar la propuesta. Su construcción precisará un presupuesto de 6.810.360 euros y cerca de tres años de obras.

Sáenz de Oiza proyectó el paraninfo incrustado en el subsuelo del campus de la UPNA, junto al edificio del Rectorado que cierra por el sur el recinto educativo. El arquitecto diseñó como remate de la construcción un gran cono truncado de vidrio, visible desde el exterior, que romperá la linealidad del largo paseo ajardinado que une el Rectorado con el hasta ahora edificio más emblemático del complejo: la biblioteca universitaria.

El Rectorado y el paraninfo quedarán conectados a través de un enlace subterráneo directo que facilitará el acceso privado al recinto de los responsables académicos y de las personalidades invitadas.

La UPNA, que actualmente tiene unos 10.000 alumnos, ha carecido hasta ahora de un recinto propio adecuado para desarrollar los actos oficiales más protocolarios, como las aperturas oficiales de curso o la recepción de autoridades. Un gran salón de actos ubicado en el edificio de El Sario, situado fuera del propio campus, ha acogido hasta ahora este tipo de celebraciones solemnes, como la apertura oficial del curso universitario español que los Reyes celebraron en Pamplona el pasado octubre.

El paraninfo diseñado por Sáenz de Oiza tendrá una superficie construida de 3.800 metros cuadrados y capacidad para más de 600 personas, además de una serie de dependencias anexas.

La comisión de seguimiento de la UPNA, que regula el desarrollo del convenio de financiación plurianual que la Universidad y el Gobierno de Navarra firmaron en sus día, será la encargada de distribuir el presupuesto de las obras a lo largo de los tres próximos ejercicios.

El Consejo Social ha aprobado este año el presupuesto o más alto de la historia de la UPNA: 66,7 millones de euros. El convenio con el Ejecutivo foral acaba este mismo ejercicio, pero la prórroga presupuestaria de Navarra no le afectará, porque ya tenía la consignación previa. Este año, la universidad pública recibirá una subvención de 53,7 millones procedentes del presupuesto consolidado de 2002 y de los suplementos de crédito que deban aprobarse. Entre los planes académicos de la institución figura incorporar al listado de sus titulaciones la de Ingeniería Informática.

La estabilidad financiera de la UPNA se basa en el convenio de financiación plurianual de 141 millones de euros que finaliza precisamente este año y que ha posibilitado completar arquitectónicamente el campus con el impulso a los nuevos edificios de departamentos, aulario y servicios, la sede de la Fundación Universidad-Sociedad y la construcción del Instituto de Agrobiotecnología y Recursos Naturales, además del área deportiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de enero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50