Andalucía registró una inflación del 3,9% en 2002, el peor año desde que gobierna el PP

Los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística confirman que 2002 fue el año más inflacionista para la economía andaluza desde 1996, el primero con el PP al frente del Gobierno central. El IPC de diciembre dejó la inflación andaluza en el 3,9%, una décima menos que la media estatal. La subida de precios fue mucho mayor que la registrada el año pasado (2,8%) y ligeramente superior a la de 2000 (3,8%), que marcaba hasta ahora el máximo de inflación en los siete años de gobierno de los populares.

El IPC andaluz, como el nacional, se situó claramente por encima del 4% en la primera mitad de los años noventa, pero cuando el PP relevó al PSOE en el Gobierno central ya se había apreciado un cambio de tendencia, con una inflación regional del 2,9% en 1996. Hasta 2000, esa tendencia se acentuó, con subidas de precios muy moderadas: 1,6% en 1997, 1,1% en 1998 y 2,4% en 1999.

En estos siete años, la inflación andaluza siempre estuvo unas décimas por debajo de la estatal, situación que sólo se alteró en 2001. Los datos recopilados por el Instituto Nacional de Estadística señalan que el año pasado los grupos más inflacionistas en Andalucía fueron hoteles, cafés y restaurantes, con una subida de precios del 6,2%, la enseñanza (5,2%), la alimentación y bebidas no alcohólicas (5,0%), vestido y calzado (4,9%) y el transporte (4,8%).

Precios energéticos

Para explicar las razones de estas subidas, la Consejería de Economía se remitió ayer al comunicado que publicó el martes sobre los datos de diciembre de 2002, en los que centraba la responsabilidad de la política de control de precios en el Gobierno central y subrayaba el mejor comportamiento de la economía regional (sólo una décima de inflación menos). En su explicación del martes, el secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, indicó que la inflación acumulada en 2002 se debió fundamentalmente a la introducción del euro, la subida de impuestos indirectos aprobada por la Administración central a principios de año y el crecimiento de los precios energéticos, que avanzaron un 5,7%, fundamentalmente debido al aumento en el precio del petróleo.

La evolución de precios en Andalucía y en el conjunto del Estado es muy similar. Destaca, en el grupo de alimentación, los espectaculares aumentos de frutas frescas (10,5%) y legumbres y hortalizas frescas (19,5%), que los productores achacan a las políticas comerciales de las grandes cadenas de distribución. Los aceites y el pescado también registraron alzas apreciables. En el extremo contrario se situó la carne de ovino, con un recorte del 7,6%.

En el resto de grupos, las subidas más altas en la comunidad se registraron en calzado, sobre todo el de mujer (8,7%), el transporte público urbano (5,8%), y el turismo y la hostelería (6,2%). Los datos del Inem sitúan a Málaga, Jaén y Almería como las provincias más inflacionistas, mientras que Huelva, Córdoba y Sevilla fueron las que tuvieron subidas más moderadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de enero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50