Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Human Rights Watch afirma que Bush apoya a países que violan derechos humanos

La Administración estadounidense del presidente George W. Bush está perdiendo apoyos en la lucha contra el terrorismo internacional por la complicidad que muestra con regímenes que violan los derechos humanos como Pakistán, China, Arabia Saudí y los señores de la guerra afganos, según concluye la organización internacional Human Rights Watch (HRW) en el informe mundial sobre la situación de los derechos humanos que hace público hoy.

"Estados Unidos no es en absoluto el país que comete más abusos contra los derechos humanos", afirmó Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW, "pero Washington tiene tanto poder hoy día que cualquier incumplimiento suyo de estas normas tiene repercusiones mundiales", añadió. Como ejemplo, el informe de 558 páginas cita el apoyo de Washington al general paquistaní Pervez Musharraf, que llegó al poder en 1999 a través de un golpe de Estado. También denuncia cómo la Casa Blanca ha restado importancia a la represión que el Gobierno chino lleva contra la población musulmana en la provincia noroccidental de Xinjiang o que "rara vez" se cuestione la política en materia de derechos de Arabia Saudí. "Para luchar contra el terrorismo hay que apoyar a los ciudadanos de los países en los que residen los terroristas", subrayó Roth. "Cultivar la amistad de Gobiernos represivos difícilmente es una manera de ganarse aliados".

Presuntos terroristas

La organización internacional, con sede en Nueva York, es especialmente dura con el tratamiento dado por EE UU a sus detenidos acusados de terrorismo. "Se ha negado a aplicar los convenios de Ginebra a los prisioneros de la guerra de Afganistán y ha definido erróneamente como combatientes enemigos a presuntos delincuentes detenidos en territorio estadounidense".

A pesar de estas críticas contra la Administración estadounidense, HRW no se manifiesta contra una posible guerra en Irak y declara que la "contribución más importante para paliar el sufrimiento humano que toda guerra acarrea será vigilar y promover el cumplimiento del derecho internacional humanitario para todas las partes en conflicto". Para Kenneth Roth, cuanto más utiliza Washington el tema de los derechos humanos para derrocar a Sadam Husein, más obligación tiene de minimizar las posibles consecuencias de una guerra en Irak. "Estados Unidos debe adoptar todas las medidas viables para proteger a los civiles iraquíes de las represalias de Sadam Husein, incluido el hipotético uso de armas de destrucción masiva".

En su capítulo de Europa, HRW denuncia que, durante 2002, la policía española ha expulsado a inmigrantes, "en ocasiones niños solos", con un procedimiento ad hoc que "parece responder al capricho de las autoridades locales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de enero de 2003