Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Cerco a Chávez

Lejos de remitir, el movimiento de huelga general que empezó 38 días atrás contra Hugo Chávez se va a extendiendo. Aunque el seguimiento fuera desigual, la protesta se amplió ayer al sector crucial de la banca. El cerco de la presión se estrecha en torno a Chávez. Pero, a pesar del abismo político, económico y social en el que se ha adentrado Venezuela, el presidente no cede ante las exigencias de la oposición.

Tras la práctica paralización de Petróleos de Venezuela (PDVSA), a la que el Gobierno intenta responder dividiendo en dos la empresa, ha llegado el paro de 48 horas en la banca, un sector que ya se encontraba a medio ritmo al seguir parcialmente una jornada reducida a tres horas de apertura al público desde hace 30 días. La crisis ha adquirido tal profundidad que resulta cada vez más difícil de sostener la negativa a un plebiscito.

El riesgo de que la situación degenere en más violencia crece día a día, con el peligro de una guerra civil. Afortunadamente, sea por fortaleza o debilidad, Chávez se ha resistido hasta ahora a declarar un estado de excepción. De momento, los militares críticos que se han instalado en la plaza de Altamira, en Caracas, un referente central de la protesta, no han caído en las provocaciones del poder ni en los cantos de sirena de una parte de la oposición, que reclama un golpe militar, del que, sin embargo, podría acabar beneficiándose Chávez, como ya ocurrió en abril pasado.

Sorprende que la mediación internacional protagonizada por César Gaviria, secretario general de la OEA, no haya dado frutos para acercar las posiciones hacia una salida democrática. ¿Qué hace el Gobierno español ante tal situación? ¿De qué sirve esa red que son las cumbres iberoamericanas? Otto Reich, furibundo anticastrista nacido en Cuba, ha sido nombrado por el presidente Bush como su enviado especial para Iniciativas del Hemisferio Occidental, a pesar de que el anterior Senado, dominado por los demócratas, rechazara ratificarlo como secretario para América Latina en el Departamento de Estado en razón de su vinculación pasada con las actividades ilegales de ayuda a la Contra nicaragüense. Venezuela se hunde, y el resto del mundo poco o nada hace para evitarlo. Si acaso, la OPEP acordará el domingo bombear más petróleo para suplir en el mercado la carencia de crudo venezolano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción