Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La obesidad en la juventud reduce en 13 años la esperanza de vida

El efecto es peor cuanto más joven se padezca el exceso de peso

Al igual que ocurre con el consumo de tabaco, la obesidad en la juventud reduce significativamente la esperanza de vida, y cuanto más joven es el individuo que padece exceso de peso, más se reduce la longevidad. Cuando la obesidad tiene lugar en un varón de 20 años, por ejemplo, la esperanza de vida se recorta en 13 años de promedio. Una persona se considera obesa cuando su índice de masa corporal es superior a 30.

El índice de masa corporal se calcula dividiendo el peso (en kilos) por el cuadrado de la altura (en metros). Se considera que hay obesidad cuando ese índice es mayor de 30.

El estudio consiste en una compilación de varias estadísticas de mortalidad realizadas en Estados Unidos en los últimos 30 años. Fue publicado ayer en el Journal of the American Medical Association por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (Baltimore, EE UU).

"Nuestros resultados confirman que la obesidad es uno de los principales problemas de salud pública, y que parece reducir notablemente la esperanza de vida, especialmente cuando se da en individuos de los grupos de edad más jóvenes", señala el autor principal del estudio, Kevin Fontaine. El informe concluye: "Nuestras estimaciones de años de vida perdidos por culpa de la obesidad apoyan fuertemente la recomendación a los adultos de que eviten los excesos de peso".

El lunes apareció otro estudio en la revista Annals of Internal Medicine, realizado sobre 3.457 adultos, y sus conclusiones eran que la obesidad, cuando la padecen personas de unos 40 años de edad, acorta la esperanza de vida en una magnitud similar al consumo de tabaco. Los médicos saben hace tiempo que el exceso de peso sobrecarga al corazón de trabajo, puede contribuir a las complicaciones cardiovasculares y aumenta el riesgo de enfermedades como la diabetes. Los nuevos datos no pueden precisar si esos u otros mecanismos son los responsables del acortamiento de la vida.

Etnias y sexos

Las conclusiones del estudio de la Johns Hopkins se refieren a varones de etnia blanca. Algunos indicios apuntan a que los efectos de la obesidad son algo más leves en la esperanza de vida de los varones negros, pero los autores precisan que se necesitan más datos para confirmar ese punto. Los resultados también son más leves en mujeres. La obesidad a los 20 años, que en un hombre reduce la esperanza de vida en 13 años, la recorta sólo en 8 años en una mujer.

No es extraño que los datos difieran entre sexos: se sabe, por ejemplo, que la grasa más común en las mujeres (que se acumula alrededor de las caderas) implica un menor riesgo cardiovascular que la típica de los hombres, que tiende a concentrarse en el vientre.

En un comentario editorial que acompaña al artículo, Joann Manson y Shari Bassuk, de la Harvard Medical School, subrayan que estos resultados "exponen sólo una pequeña fracción de los males de la obesidad". Estos autores recuerdan que el exceso de peso no sólo reduce la esperanza de vida, sino que empeora considerablemente la calidad de la vida restante y agrava el riesgo de varias enfermedades y discapacidades.

En el estudio publicado el lunes se añaden algunos datos sobre los efectos conjuntos de fumar y estar obeso. En promedio, un varón que fume y esté obeso a los 40 años de edad ve reducida su esperanza de vida en 13 o 14 años. Si una persona de la misma edad está obesa pero no fuma, la reducción de vida es de 6 a 7 años en promedio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de enero de 2003