Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La violencia doméstica se dispara este año, con 52 mujeres muertas, diez más que el año pasado

La sangría de vidas continúa pese a los planes contra la violencia doméstica. En 2002, al menos 52 mujeres han perdido la vida a manos de su pareja o ex pareja. Aunque la cifra oficial sólo está disponible hasta septiembre (44 víctimas mortales), en el presente trimestre otras ocho mujeres han perdido la vida de igual forma, según el recuento efectuado por este periódico. De esta forma, en 2002 se supera con creces la cifra negra de años anteriores.

La estadística del Instituto de la Mujer, con datos del Ministerio del Interior, nunca había superado el número de 42 mujeres muertas al año desde que empezó a contabilizarse la violencia doméstica, a finales de la década pasada. En 1998, el problema costó la vida a tres mujeres. En los años siguientes la cifra se mantuvo estable en 42 víctimas anuales, según la citada fuente. En 2002 se ha superado ese número sólo en los nueve primeros meses del año (44 muertas). Este recuento excluye los casos del País Vasco, Girona y Lleida. Los hombres fallecidos a manos de su cónyuge o análogo también han aumentado en 2002 (16 hasta septiembre). Se trata de una cifra muy superior a la de años anteriores (tres casos en 2001, seis en 2000 y 10 en 1998 y 1999).

Las asociaciones que luchan contra la violencia hacia la mujer, que manejan criterios más amplios, ofrecen datos aún más estremecedores. La Comisión para la Investigación de los Malos Tratos a Mujeres tiene contabilizadas 64 muertes este año. La Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, que incluye las muertes a manos de hijos y padres, eleva a 74 las fallecidas hasta ayer. "Son tres más que el año pasado", afirma la responsable de esa organización, Ana María Pérez del Campo.

"Resulta escalofriante que en los últimos años cada día de Navidad maten a una mujer", añade Pérez del Campo. Contempla la situación con pesimismo. "Es vergonzoso que no haya una ley integral contra la violencia hacia las mujeres porque el partido del Gobierno se ha negado", afirma. A su juicio, todas las medidas que ha puesto en marcha son "paliativas". "En lugar de fomentar el ejercicio de los derechos de la mujer se las deriva hacia la beneficencia pública", dice.

Consuelo Abril, de la Comisión para la Investigación de los Malos Tratos a Mujeres, también lamenta la inexistencia de una ley integral contra la violencia doméstica. No obstante, cree que 2002 ha sido "un buen año" respecto a la "creciente sensibilización" ante el problema. En cuanto a las medidas considera que "lo único que ha mejorado" es la asistencia inicial a las mujeres que acuden a denunciar el maltrato.

Este año, por primera vez, el Gobierno ha anunciado ayudas económicas para las maltratadas (300 euros mensuales durante 10 meses y una ayuda suplementaria de 600 durante un trimestre para las obligadas a abandonar su hogar).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de diciembre de 2002